Notimex
Rodrigo Medina y Fernando Larrazabal, gobernador y alcalde local electos, respectivamente, sostuvieron una reunión hoy en la que se comprometieron a trabajar unidos en beneficio de la ciudadanía, haciendo a un lado colores partidistas
El primer encuentro público entre el priísta y panista se celebró en un céntrico restaurante de la ciudad, a la vista de comensales, y donde expusieron la importancia de coordinar esfuerzos conjuntos al asumir sus próximas responsabilidades.

Medina expuso que el objetivo es crear sinergias tendientes a resolver problemáticas comunes para regiomontanos y nuevoleoneses.

`Atrás quedaron las elecciones del 5 de julio y ahora hay que dar resultados a la ciudadanía y asumir estas importantes encomiendas con responsabilidad`, señaló.

Durante el encuentro, Larrazabal planteó lo relativo a tener el control de la policía en la ciudad y no de manera parcial como se tiene actualmente.

Al ser el primer encuentro entre ambos, se acordó analizar la situación y alcanzar un acuerdo al respecto, a fin de mejorar las condiciones actuales de seguridad.

Larrazabal expuso que el acuerdo es mantener la comunicación constante con el gobernador electo, a fin de actuar sin distanciamiento en las labores de gobierno que tienen en puerta.

Medina asumirá el próximo 4 de octubre la gubernatura de Nuevo León, mientras que el panista será el alcalde de Monterrey a partir de noviembre venidero.