"Sirena", una escultura de oro macizo que representa a la modelo Kate Moss
Londres, Inglaterra.- "Sirena", una escultura de oro macizo del controvertido artista Marc Quinn y que representa a la modelo Kate Moss, ocupará el centro de una galería dedicada al arte griego en el Museo Británico de Londres.

Esta obra formará parte de "Statuephilia", una exposición de escultura contemporánea que también contará con trabajos de Damien Hirst, Ron Mueck, Noble and Webster y Anthony Gormley, según explica el museo en un comunicado.

Cada obra de arte se emplazará en una galería diferente del Británico, de modo que estará rodeada de esculturas de la colección permanente procedentes de México, Grecia, Polinesia, China o India.

La escultura de Moss pesa 50 kilos, mide 88x65x50 centímetros y está valorada en más de 10 millones de libras (unos 12,43 millones de euros o 18,37 millones de dólares, al cambio actual), según explicó a Efe una fuente del museo.

De la escultura de la modelo sólo se ha divulgado una imagen que muestra parte del rostro, así que los interesados en conocerla en su conjunto deberán esperar para saciar su curiosidad hasta el próximo 4 de octubre, cuando se inaugura la exposición.

Lo que sí se sabe es que ocupará el centro de la Galería Nereida, donde competirá en belleza con algunas estatuas griegas.

El Museo Británico asegura que la escultura de oro de Quinn es la más grande creada desde los tiempos del Antiguo Egipto y calificó a su protagonista de "Afrodita de nuestros tiempos".

También se espera que otra de las figuras de la exposición "Statuephilia", que podrá visitarse hasta el 25 de enero de 2009, cause gran impacto.

Se trata de "Cornucopia", de Damien Hirst, quien cubrirá la pared de la Galería de la Ilustración con 200 calaveras de plástico.

La trayectoria artística del británico Marc Quinn se ha caracterizado por controvertidos trabajos, como la una escultura de su propia cabeza rellena con 4,5 litros de la sangre extraída de su cuerpo a lo largo de cinco meses.

Es también el autor de una escultura gigante de una mujer sin brazos, desnuda y embarazada, que colocó en el llamado cuarto plinto de la plaza de Trafalgar, en pleno centro de Londres.