"Se espera que sólo el área metropolitana de Nueva York pierda en su conjunto unos 100 mil empleos en el sector financiero". El impacto en Londres y otros centros financieros sería similar.
Ginebra, Suiza.- Más de una tercera parte de los despidos laborales anunciados desde agosto de 2007 en el sector financiero, correspondiente a unos 130 mil recortes de empleos, tuvo lugar desde octubre pasado, informó este lunes la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Desde agosto de 2007 -el momento que la OIT estima como el comienzo de la actual crisis financiera-, se anunció el recorte de unos 325 mil puestos de trabajo. La cifra, añadió el organismo, no incluye a contratistas y subcontratistas independientes. El informe fue presentado hoy de manera previa a una conferencia de dos días que empieza mañana martes en Ginebra.

Los mayores anuncios fueron hechos por bancos estadunidenses como el Bank of America o el Citigroup, que juntos cubren 35 por ciento de los despidos anunciados. Asimismo, la OIT prevé más recortes laborales según se vaya concretando más el alcance real de la actual crisis financiera.

"El impacto serán mayor si se considera que los empleos en los sectores financiero, de seguros e inmobiliario corresponden a un tercio de los ingresos personales en la ciudad", apunta el informe.

"Se espera que sólo el área metropolitana de Nueva York pierda en su conjunto unos 100 mil empleos en el sector financiero". El impacto en Londres y otros centros financieros sería similar.

Se estima que los recortes darán pie a un círculo vicioso, ya que en promedio se perderían dos o tres empleos más relacionados con cada puesto de trabajo financiero. En Estados Unidos había unas 4,1 millones de personas empleadas en el sector financiero en 2006, mientras que en Europa la cifra alcanzó los 5.6 millones en el mismo periodo.

El informe de la OIT fija el inicio de la crisis financiera en agosto de 2007, cuando colapsaron los primeros mercados de hipotecas "sub-prime", pero también apunta a los bancos centrales y la política de los gobiernos a comienzos de la última década como responsables, ya que incentivaron los créditos baratos y los altos niveles de endeudamiento consecuente.

Se estima que más de 100 representantes gubernamentales y de organizaciones laborales participarán en la conferencia de dos días en Ginebra.