"Pienso que todo el mundo puede decir lo que piensa. Nosotros también", explicó la primera dama, entrevistada con ocasión de la salida de un nuevo álbum de su amigo americano Harry Connick Jr, en el que ambos interpretan una canción juntos.
París, Francia.- La esposa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, Carla Bruni-Sarkozy, defendió hoy la libertad total de expresión para "todo el mundo", en declaraciones a la televisión privada Canal +.

La cantante y ex "top model" respondía así a una pregunta relacionada con las críticas negativas contra su esposo hechas el pasado agosto por la escritora de origen senegalés Marie Ndiaye, que el pasado día 2 ganó el principal premio literario francés, el Goncourt.

La autora, criada en los suburbios de París, explicó este verano a la revista "Les Inrockuptibles" que en 2007 se fue a vivir a Berlín debido en parte a la elección de Sarkozy como presidente de una Francia que se había vuelto "monstruosa" bajo su mando.

Sus ideas fueron trasladas a una sesión de preguntas y respuestas parlamentarias, por un diputado de la mayoría en el Gobierno, Eric Raoult, quien planteó al actual ministro de Cultura, Frédéric Mitterrand, si a un premio Goncourt se le podría exigir un "deber de reserva".

Mitterrand que acababa de pagar extremadamente caro su reciente e inmediato apoyo al cineasta Roman Polansky, cuando fue encarcelado en Suiza por un supuesto delito sexual cometido hace treinta años en EU, se abstuvo de tomar partido en esta ocasión y aseguró que como ministro no tenía nada que decir al respecto.

Sí tomo profundamente partido hoy la esposa del presidente, quien celebró "la suerte" de vivir en un país libre, donde la censura, incluida "la más mínima", le parecía absolutamente "inaceptable".

"Pienso que todo el mundo puede decir lo que piensa. Nosotros también", explicó la primera dama, entrevistada con ocasión de la salida de un nuevo álbum de su amigo americano Harry Connick Jr, en el que ambos interpretan una canción juntos.