Universal
México, D.F.- Raúl Muñoz Leos, ex director general de Pemex, inició su defensa legal ante el Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa para impugnar las sanciones impuestas por la Secretaría de la Función Pública por el presunto quebranto causado a la paraestatal por mil 724 millones de pesos.
A través de su abogado José Elías Romero Apis, Muñoz Leos presentó un juicio de nulidad. Aunque tenía la opción del recurso de revocación, éste tendría que plantearlo ante la misma SFP que actuó en su contra -lo inhabilitó por 10 años para ejercer cargos públicos y lo multó con 862 millones de pesos 259 mil 470.60 pesos.

Por desconfianza en la Secretaría de la Función Pública, dijo su defensa, optaron por el juicio de nulidad en lugar del recurso de revocación.

"Se tuvo más confianza en el Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa por su independencia y profesionalismo que alegar ante la propia autoridad que emite una resolución indebida y malhecha", aseguró el abogado.

La suspensión de la ejecución de las sanciones, explicó Romero Apis, "dependerá de lo que se acuerde en la admisión del recurso".

El litigante explicó que Muñoz Leos "no tiene las cantidades en su patrimonio para garantizar ni esa multa ni los dos o tres tantos en los que a veces consiste la fianza. Entonces garantizará con lo que tenga porque su patrimonio es ordinario, se tendrá que conformar la autoridad con eso, no hay de otra, con qué le garantiza 800 millones".

El abogado dijo desconocer si se trata de una venganza política contra Muñoz Leos, pero sí calificó el hecho contra su defendido como "un disparate político". La multa, agregó, por el tamaño "no sé si es una venganza o una burla".

El 24 de abril El Universal reveló que Función Pública investigaba a Muñoz Leos, Juan Carlos Soriano Rosas, ex abogado general, y al ex director Corporativo de Administración, Octavio Aguilar Valenzuela, por la entrega de recursos al sindicato
petrolero sin la autorización del Consejo de Administración ni apegarse a la normatividad.

La dependencia exoneró al último funcionario por no existir normatividad que lo obligara a supervisar el contrato 10275/2004, que Pemex comprometió con su sindicato en julio de 2004.

Según el expediente, la SFP encontró que Soriano y Muñoz Leos presuntamente entregaron de manera directa recursos al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, bajo el convenio 10275/04 los mil 724 millones de pesos; de esa suma, 200 millones fueron destinados a campos deportivos del gremio, según la cláusula quinta; otros mil 65 millones 518 mil 939 pesos con 20 centavos para vivienda, establecidos en la misma cláusula, además de 459 millones de "ayuda de gastos" para festejos como el del aniversario de la Expropiación Petrolera, que le adeudaban al sindicato de los años 2001, 2002 y 2003. (El Universal)