Notimex
Asegura la dependencia que el Cártel del Golfo busca desprestigiar las acciones del combate contra el crimen organizado en Tamaulipas a través del presunto homicidio de tres civiles por parte de militares
La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) asegura que sus tropas desplegadas en Tamaulipas están sujetas a una constante campaña de desprestigio pagada por narcotraficantes del Cártel del Golfo, con el objetivo de que éstos se retiren de la zona.

A través de un comunicado, la dependencia respondió así a las denuncias públicas de habitantes del municipio de Jaumave, Tamaulipas, por el asesinato de tres civiles durante una supuesta persecución militar, y de 21 personas que aseguraron haber sido detenidas, secuestradas y torturadas por soldados en esa región.

La Sedena aseguró que las tropas de la 8/a. Zona Militar, en Tamaulipas, han tenido éxito en el combate al narcotráfico, por lo que "han sido sujetas a constantes campañas de desprestigio de carácter mediático por medio de movilizaciones sociales, pagadas por narcotraficantes del grupo del cartel del Golfo, basándose en argumentos falsos de supuestos maltratos y abusos por parte de personal militar".

Se afirma en el comunicado que los narcotraficantes tienen "la intención de lograr el retiro o disminución de tropas desplegadas, inhibir el ímpetu de trabajo de mandos y tropas y sembrar en la ciudadanía la duda sobre la conveniencia del Ejército en labores de seguridad pública, como el presente caso, en el que pretenden desvirtuar el desempeño de las tropas, las que en todo momento actúan apegadas a derecho".

Además se informa que la Procuraduría General de Justicia Militar, en el ámbito de su competencia, ya inició las averiguaciones correspondientes, ante los incidentes ocurridos el 6 de octubre pasado, por los que el Comandante del Puesto de Control, interpuso la denuncia de hechos con motivo de la agresión con armas de fuego en contra del personal militar bajo su mando, perpetrada el sábado pasado, donde 11 sujetos fueron detenidos, tras enfrentarse con los uniformados.

La Sedena se deslinda de la muerte de los tres civiles, cuyos cuerpos fueron localizados un día después de que se registró el incidente.