Foto: El Universal
EL UNIVERSAL
En los 13 años de operaciones han entrenado a 2 mil 400 elementos de las diferentes unidades del Ejército y jerarquías. Mientras que de la Armada de México han acudido tres oficiales y 29 de tropa, se informó
CHETUMAL, QR.- Xtomoc es uno de los cinco subcentros de adiestramiento militar que tiene la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en México. Está ubicado en el sur de Quintana Roo y fue creado en 1999.

Víctor Hugo Solís Trujillo, jefe del subcentro, afirmó que en este lugar entrenan a personal de fuerzas especiales del Ejército y la Marina. Hasta ahora, ninguna mujer ha acudido a recibir esta capacitación.

En los 13 años de operaciones han entrenado a 2 mil 400 elementos de las diferentes unidades del Ejército y jerarquías. Mientras que de la Armada de México han acudido tres oficiales y 29 de tropa, informó.

Xtomoc es un subcentro de adiestramiento especializado en operaciones en selva y anfibias. Está ubicado a 55 kilómetros de la ciudad de Chetumal, sobre el kilómetro 34 de la carretera federal Chetumal-Cancún, en el poblado de Bacalar. Cuenta con una superficie de 453 hectáreas, propiedad de la Sedena.

Eran 10 hombres parados en un muelle de madera, cada uno carga un promedio de 40 kilos en equipo, armamento y municiones, de pronto reciben la orden de tirarse al agua, empieza el entrenamiento en el Subcentro de Adiestramiento.

Bajo una temperatura promedio de 28 a 35 grados centígrados, el personal militar demostró el tipo de adiestramiento que recibe para poder estar preparado para realizar algún rescate, intervención o combate, explicó Ignacio Valenzuela, encargado del entrenamiento anfibio.

Con sus rostros pintados y portando el uniforme militar abordan una embarcación rápida para internarse a la Laguna de Bacalar, para luego simular una intervención.

En medio de la selva, otro grupo de personal militar es entrenado para sobrevivir, por lo que por su propio medio busca alimento, filtra agua para su consumo e identifica un sitio seguro para descansar y arma improvisadas chozas con material de la región selvática, sin descuidar en ningún momento la seguridad.

"No es fácil, se requiere de mucha disciplina y fortaleza para soportar este tipo de entrenamiento", dijo un instructor que desde el 2006 pertenece a las fuerzas especiales del Ejército.