Foto: Vanguardia/Especial
La Jornada
Recibe el embajador José Sarukhán al equipo que acompaña al presidente electo mexicano
Washington. La reunión de mañana por la tarde entre Enrique Peña Nieto y Barack Obama en la Casa Blanca tendrá en principio el objetivo de presentar a los equipos y será el primer encuentro entre ambos.

En el caso del mexicano, a juzgar por el perfil de sus acompañantes, su intención será presentar a quienes llevarán, a partir del sábado próximo, el peso de los temas fundamentales de la relación bilateral: seguridad y migración.

Sin embargo, otro nombre incluido en la lista oficial de su comitiva revela en quién ha pensado para temas sobre los que pretende reorientar la atención en los asuntos de discusión y acuerdo con Estados Unidos: comercio e inversión.

De ahí la incorporación en el grupo de Ildefonso Guajardo, vicecoordinador de política económica del equipo de transición de Peña Nieto.

El ex diputado de Nuevo León ha sido, desde la campaña electoral, el encargado de vincular a Peña Nieto con grupos empresariales de México y del extranjero.

El presidente electo priísta llegó esta noche a la base aérea Andrews con unas horas de demora respecto de la hora anunciada. A recibirlo acudieron el embajador José Saukhán y Capricia Marshall, jefa de protocolo del Departamento de Estado estadunidense.

Vienen con él los dos coordinadores generales de la transición: Miguel Osorio Chong y Luis Videgaray, además del vicecoordinador de asuntos internacionales, Emilio Lozoya, y el vocero David López.

También viaja su esposa, Angélica Rivera.

A decir de voceros de la embajada mexicana, el perfil y cargo de los funcionarios convocados por Barack Obama para el encuentro, de 35 minutos en el despacho Oval -a realizarse previamente al encuentro a solas con Peña Nieto, durante 15 minutos-, pone de manifiesto el relieve e interés concedido por el gobierno estadunidense a esta cita, aunque en este caso prácticamente todos se ocupan de tareas relacionadas con seguridad, pues además de Hillary Clinton estarán Jack Lew, jefe de oficina de la Casa Blanca; Tom Donilo, asesor de seguridad nacional; John Brennan, asistente para seguridad interior y contraterrorismo; Michael Froman, asesor adjunto de seguridad nacional y asuntos económicos internacionales, y Roberta Jacobson, secretaria de Estado adjunta para asuntos del hemisferio occidental.

Casi todos son, por lo demás, los comisionados para acudir el sábado a la toma de posesión de Peña Nieto. Serán encabezados por el vicepresidente Joe Biden.

Apenas el sábado pasado Peña Nieto publicó un artículo en el periódico The Washington Post, en el cual afirmó que en su encuentro con Obama desea "discutir la mejor manera de reacomodar nuestras prioridades comunes", con un enfoque sobre las relaciones económicas.

Plantea: "Tenemos que fortalecer y ampliar nuestros profundos vínculos económicos, sociales y culturales. Es un error limitar nuestra relación a preocupaciones de drogas y seguridad. Nuestros intereses mutuos son demasiado vastos y complejos para ser limitados de esta manera de corto alcance".

Para ello, puntualiza Peña Nieto en el texto, deben buscarse nuevas maneras de mejorar "nuestra relación económica y de comercio", y considerar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte "un fundamento sólido para integrar más nuestras economías a través de mayor inversión en finanzas, infraestructura, manufactura y energía".

No soslaya el tema migratorio. Sostiene que una reforma en esa materia sería bienvenida por todos los mexicanos.

Reitera uno de sus principales proyectos en materia económica: "Tengo la intención de abrir el sector energético de México a la inversión privada nacional y extranjera", para explotar el potencial de ese sector.

Señala: "No rendiremos la propiedad mexicana de sus recursos energéticos y no privatizaremos nuestra empresa petrolera administrada por el Estado, Petróleos Mexicanos. Sin embargo, daremos la bienvenida a nuevas tecnologías, nuevas asociaciones y nuevas inversiones. Junto con Estados Unidos y Canadá, esto muy bien podrá contribuir a garantizar la independencia energética de América del Norte".

Antes de viajar por la noche a Canadá, Enrique Peña también se reunirá con Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior, y más tarde con Nancy Pelosi, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, y con Harry Reid, dirigente de la mayoría en el Senado.