Universal
Millones de solteros urbanos confirman cada día que no hay nada más sabroso que escribir sobre uno mismo; mostrar al mundo sus fotos, sus videos... ¡vaya!, ir contando su historia personal y a la vez, ir conociendo las de potenciales amigos en cualquier lugar del planeta.
Al instante. Sin censuras. Sin inhibiciones.

De allí la explosión de las llamadas redes sociales que corren por todas las venas de internet, llámense My Space, Facebook, Ringo, Hi5, entre muchas otras. Estas comunidades virtuales constituyen un nuevo fenómeno de masas.

Como nos dice Eduardo Dávila, del comité de infraestructura de la Asociación Mexicana de Internet, "la idea de estos sitios es crear una forma de contacto entre las personas".

Explica que la idea surgió de la teoría Seis grados de separación, cuya premisa es: "todas las personas del mundo están separadas y conectadas por no más de cinco personas intermedias."

Dicho de otra manera, cualquier habitante del planeta está conectado con cualquier otro, a través de una cadena de conocidos con no más de cinco eslabones o puntos de unión. Seis pasos, seis grados nos separan del resto de la humanidad. Suena fantástico, ¿verdad?

El autor de dicha teoría es el famoso escritor de origen húngaro Frigyes Karinthy.