Semanario Especial
Reporteros y conductores de Coahuila son investigados por sus nexos con el narco
El 7 de septiembre por la noche fue levantado Mario de Jesús Parra Reveles en las calles de Torreón. Tenía diversos trabajos: dirigente transportista, líder social y andaba cerca de los medios de comunicación, conducía un programa político en el Canal 2 local llamado "De que lado masca la iguana", reporteaba en fuentes políticas, policíacas a través, además de ser socio de un periódico llamado Vespertino.

Se rumoró de un secuestro, de un ajuste de cuentas. El 15 de septiembre se supo su paradero a través de un boletín de prensa emitido por la PGR, y se le dictó auto de formal prisión por su probable participación en la delincuencia organizada como integrante del Cártel del Golfo a través de un grupo denominado Halcones, quienes realizan labores de espionaje para el brazo armado del Cártel, los Zetas.

De la causa penal 45/2007, que siguen en el Juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales con sede en Toluca, se le dictó auto de formal prisión con las pruebas aportadas por la SIEDO. Según información recabada, a Mario Parra Reveles se le tomó declaración preparatoria el 8 de septiembre, donde argumentó ser comerciante. Está recluido en el penal del Altiplano, en Toluca.

Mario Parra Reveles, según fuentes, también vendía cocaína al menudeo a través de narcoexpendedores y administraba casas de citas; utilizaba sus contactos policíacos para sobornar en sus negocios a políticos y funcionarios.

Las investigaciones sirvieron para capturar el 13 de septiembre a otros miembros de su organización: Ernesto Ramírez González, Jorge Antonio Fuentes Castro, Raúl Anuar Villagómez, Oscar Medina Mendoza y Emmanuel Quintero Salazar, los tres primeros elementos activos de la Policía Municipal de Torreón.

La función de Parra Reveles con los Zetas, a través del grupo Halcones, consistía en "levantar" personas opositoras a la organización y realizar labores de espionaje en corporaciones policíacas para avisar a sus superiores. Se le veía constantemente en las ejecuciones efectuadas en la región, tomando vídeo a los reporteros que acudían a cubrir la noticia.

Con el Cártel de Juárez

En un expediente abierto en la SIEDO, a Héctor Pineda "El Lic", ex conductor de Canal 2 en Torreón, se le acusa de pertenecer a la organización de Sergio Villarreal Barragán "El Grande", líder emergente de Cártel de Juárez que opera en Durango, parte de Coahuila, Chihuahua y Zacatecas.

"El Lic", según el expediente, se reunía en un restaurante ubicado en el periférico de Gómez Palacio, Durango con otros expendedores, donde compraban el kilo de cocaína a Sergio Villarreal, al precio de 13 mil dólares.

Dudas en Monclova

El 7 de Septiembre fueron detenidos por elementos de la SIEDO y la SEDENA Manolo Acosta Villarreal y Sinhué Samaniego, del periódico Zócalo, además de José González Meza, del periódico La Voz, y José Alberto Rodríguez Reyes, de Núcleo Radio Televisión Canal 4.

Se rumoraba que les habíanencontrado un arma, droga y que avisaban a narcoexpendedores acerca de cateos y operativos. Fueron puestos en libertad después de pagar una multa de diez mil pesos, que sus medios de comunicación cubrieron.

Casi al mismo tiempo, los reporteros Alfredo García, de Canal 4, Juan Martínez Charles, del periódico El Tiempo, Daniel Muñoz y Néstor Jiménez de La Prensa fueron baleados después de cubrir una nota policíaca en el ejido Santa Gertrudis.