Jesús Castro
A seis meses de la tragedia en Piedras Negras, salen a la luz los desvíos de material, así como el manejo político del desastre. El Gobierno Federal liberó los recursos desde mayo y el Gobierno Estatal no los ha solicitado aún.Semanario presentó un recurso al IFAI, encontrándose con que el FONDEN es información reservada por 12 años.
El 25 de abril, un día después del tornado que azotó Piedras Negras, el Gobierno del Estado anunció que liberaría 20 millones de pesos para ayudar a los damnificados de forma inmediata.

Ese mismo día, la Secretaría de Gobernación envió la solicitud formal ante la Conagua, para que iniciara la evaluación de los daños y así Villa de Fuente fuera declarada zona de desastre.

Las siguientes dos semanas, el discurso público de Humberto Moreira se centró en reclamos a la Federación. "El Fonden es tardado". "No ha llegado el recurso". "Es muy engorroso el trámite". "Le vamos a entrar con nuestros recursos y cuando llegue el apoyo de la Federación, que nos los repongan", declaró.

Fue el 8 de mayo que la Federación liberó los recursos del Fondo Nacional de Desastres. Sin embargo, hasta la fecha, el Gobierno del Estado no ha cobrado el dinero.

EL DINERO ESTA AHí Y NADIE LO HA COBRADO
El Diario Oficial de la Federación publicó el 8 de Mayo La Declaratoria de Desastre Natural, cuyo artículo segundo detalla que tal documento "se expide para efecto de poder acceder a los recursos del FONDEN y las Reglas de Operación vigentes de dicho fondo". De tal manera que, quince días después del desastre, Gobierno del Estado tuvo la posibilidad de hacer uso de ese dinero o cobrar parte de lo que ya había aportado, pero no lo hizo.

Durante entrevista, José Angel Rodríguez Calvillo, delegado federal de SEDESOL explicó que Banobras, que es la institución en la que se deposita el recurso, lo tenía disponible quince días después del tornado.

Semanario acudió ante Banobras, pero el delegado Ramiro Marcos Ramones, manifestó que él no tenía autorización para dar a conocer ese tipo de información.

Ante tal negativa, se realizó una solicitud de información al IFAI, con número de folio 0632000019407, en la que se solicitó a cuánto asciende el monto total, cómo se ejerció y si Gobierno del Estado ya dispuso de él.

La respuesta fue negativa. El documento explica que "en alcance a la solicitud recibida y dirigida a la Unidad de enlace de Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, S.N.C., nos permitimos decirle que. la información no puede ser proporcionada, debido a que es reservada por 12 años".

Esto fue declarado por la Subdirección fiduciaria, por medio de la unidad de enlace para transparencia, cuyo comité presidido por María de Jesús Lozano González, se pronunció por confirmar la clasificación de esa información como reservada.

EL ESTADO NO HA PEDIDO EL RECURSO
El 14 de Agosto, Semanario recibió otro documento del IFAI en el que Banobras repite la negativa de proporcionar la información en torno a las cantidades y fechas requeridas, con excepción de lo referente a la fecha en que el Gobierno del Estado de Coahuila hizo la solicitud para obtener dichos fondos y a cuánto asciende la cantidad solicitada, "toda vez que dichos datos no fueron localizados en los expedientes de los archivos de la unidad administrativa responsable de la información", cita el documento en poder de Semanario.

De tal manera, que al menos para tal fecha y según lo que da a conocer esta información, el Estado, que calificó de tardada la llegada del FONDEN, no ha solicitado el recurso para reponer las cantidades que presuntamente gastó el gobierno de Humberto Moreira.

Para José Angel Rodríguez Calvillo, delegado de la SEDESOL federal, el motivo es que desde el principio, el Gobierno Estatal no operó la entrega de recursos de acuerdo a un orden, de tal manera que les ha sido difícil comprobar las cantidades gastadas, para recuperarlas del fondo para desastres, presuntamente en poder de BANOBRAS.

"Lo que pasa es que, y esto lo digo con todo respeto, en el ánimo del Estado de apoyar de forma inmediata a la gente, no se siguieron las reglas para comprobar, que es lo que estamos haciendo ahorita. Pero nos guste o no nos guste, el Fonden ahí está y como Estado o Municipio tenemos que acatar una norma para obtener el recurso", afirmó el delegado federal.

Explicó que de acuerdo a una evaluación hecha por Sedesol, se determinó que los daños causados por el tornado fueron de 16 millones de pesos, de esto el 70 por ciento lo debe aportar la Federación, es decir 11 millones 445 mil pesos, y el resto el Estado.

Agregó que los trámites para obtener recursos del FONDEN no son nada del otro mundo, pues se trata sólo de comprobar, con facturas y listas de beneficiarios, la forma en que se usa el recurso.

"Nosotros desde el principio tenemos los recibos de lo que se entregó, el listado de lo que compró cada familia con los 5 mil pesos entregados. De las láminas que entregamos, tenemos los recibos de cada beneficiario. Y documentos de las 100 viviendas entregadas por el Gobierno Federal", comentó José Angel Pérez.

NO LLEGA CEMENTO POR NEGLIGENCIA
Semanario se trasladó a Piedras Negras, cinco meses después del tornado, y encontró que todavía existen damnificados que siguen esperando ser atendidos.

La casa de Petra Valadez Gómez parece estar todavía en obra negra, los techos y paredes aún se gotean. Se ha cansado de pedir ayuda para terminar de arreglar su casa, pero la respuesta sigue siendo la misma, "ya no hay".

"Una losita nos pusieron de techo, que dizque por parte de Moreira. Se gotea, porque le iban a poner cemento, pero le pusieron muy poquito, se trasmina todavía", comenta la mujer, pero su semblante calmado cambia cuando indignada declara: "yo se que prometieron toneladas de cemento, digo yo, ¿dónde está?".

Petra hace alusión a lo que todos los medios de comunicación difundieron a una semana del desastre. Alberto Garza Zambrano, directivo de la empresa Cementos Mexicanos, acudió ante el alcalde de Piedras Negras Jesús Mario Flores y se comprometió a donar cerca de 250 toneladas de producto.

A su vez, (y esto constó en la propia página de internet de aquel ayuntamiento), el munícipe instruyó al Director de Egresos, Oscar López, acordar la forma en que se entregaría el material a los damnificados.

Sin embargo, Semanario se comunicó con representantes de la Empresa Cemex, donde informaron que hasta la fecha, el gobierno municipal de Piedras Negras no ha hecho la solicitud del material, pues debe presentar el uso detallado que le va a dar, para poder obtenerlo.

Sergio Cárdenas, gerente de enlace con medios de la cementera, confirmó tal información y reiteró que el compromiso sigue en pie, por lo que en cuanto ese producto sea pedido, se entregará.

IGLESIA es LA MáS BENEFICIADA
En Villa de Fuente, alrededor de 30 casas se encuentran a punto de caerse, casi todas están abandonadas. Se sabe que sus dueños, cansados de esperar a que se las arreglaran o les proporcionaran material para hacerlo ellos mismos, se han ido a rentar viviendas en otras colonias de Piedras Negras.

Quienes no han sufrido son los sacerdotes de la parroquia del Sagrado Corazón, la cual se destruyó por completo por el tornado, pues el gobierno Estatal ya les construye un nuevo templo, donde a simple vista, el material sobra.

Es tanto el agradecimiento de los curas, que han colocado una pancarta donde el párroco, Carlos Aguilera, agradece a Humberto Moreira, afirmando que el suyo sí es un gobierno que le cumple a la gente.

DENUNCIAN DESViO DE MATERIAL
De acuerdo al expediente 487/2007, el joven José Guadalupe Guerra Ríos presentó una denuncia, acusando a los regidores Adrián de Anda y Mauro Ornelas, así como a las lideresas Paty Palacios y Azucena Piña, del desvío y venta de despensas y otros donativos que debían haber sido destinados a los damnificados del tornado.

Guerra Ríos manifiesta que los primeros días de mayo, en la colonia Año 2000, un vehículo con altavoces anunció la entrega de despensas en casa de Patricia Palacios, ubicada en Ombú #725.

Aunque ese sector no resultó con daños severos, la lideresa repartió los productos gratuitamente a quienes presentaran filiación del PRI, y a los demás se les vendió leche y pan a 4.5 pesos cada producto.

"Eso ya se está investigando, a mí me han querido comprar para que me calle, hasta me han amenazado, pero la denuncia sigue en pie", expresa Guerra Ríos.

Julián Gómez, ex regidor de Piedras Negras, manifestó que fue testigo de cómo el 3 de mayo, 25 mujeres procedentes de la ya mencionada colonia, se presentaron en el centro de acopio para damnificados, ubicado en la nave 16 del Parque Industrial Piedras Negras, donde se hicieron pasar por voluntarias para sacar material de construcción, agua, artículos de limpieza y despensas. Un día después, otro grupo de vecinas de las colonias Guillén y Villas del Carmen, encabezadas por Martha Soriano, intentaron volver a saquear la bodega, pero no se lo permitieron.

También a la regidora panista Esperanza Moya se le acusó de desviar alrededor de 3000 pantalones, los cuales asegura haber repartido en la zonaafectada, sin embargo, en ese lugar nadie da testimonio de la entrega.

SIN CUENTAS CLARAS
En la calle de Hidalgo, Araceli Ramírez perdió su casa en la inundación del 2004, apenas había construido un cuartito, cuando llegó el tornado y se lo tumbó. Dice que logró hacerse de block porque ayudó a descargar un tráiler y es así como está construyendo nuevamente, con la ayuda de dos albañiles que le trabajan en sus ratos libres, con la única paga de prepararles lonche.

"Nos dieron el bono de 5 mil pesos, yo pregunté qué era lo que iba a hacer con ese dinero, me dijeron, pues cómprese una lavadora porque la casa se la vamos a amueblar, pero resulta que ahora dicen que los muebles no nos los van a dar", manifiesta Araceli, viuda y con tres niños.

Lo mismo sufre Gloria Luna, de la calle Prolongación, Ejido Villa de Fuente, quien perdió todo y el Gobierno sólo le repuso una cama, pues los demás muebles que tiene son regalados o prestados de vecinos y familiares.

"Han venido muchas veces, les pido muebles, pero dicen que van a ver qué se puede hacer, porque ya no hay nada. Me han llegado a prometer y prometer, pero la verdad ya no creo que llegue nada, ya me resigné", expresa la mujer.

Se tiene conocimiento de la existencia de las cuentas, 3827709084 de Banamex, 4026204404 de HSBC y 00152760150 de Bancomer, cuyo monto se destinaría a muebles para damnificados, pero sólo unos pocos han gozado de este beneficio.

Las instituciones bancarias se negaron a dar a conocer las cantidades recabadas y quién hizo los retiros, que pueden ascender a más de un millón de pesos, ¿A dónde fue a parar todo ese dinero?

Promesas añejas
El incumplimiento de promesas no es nada nuevo en Villa de Fuente. Para 45 familias. es una cruz que siguen cargando. Antonio Salazar Charré es representante de los damnificados de la inundación del 2004, donde fallecieron 38 personas y continúan 7 desaparecidas.

"Aunque no le tocó a este gobernador, Moreira se comprometió a pagar indemnización a todos los deudos de los muertos en la inundación, y todavía lo estamos esperando", afirmó el representante.

Piden para cada familia 750 mil pesos, es decir, alrededor de 33 millones, cuyo trámite se suspendió supuestamente debido al tornado. Hasta el momento, la mayoría de los deudos siguen confiando en que el mandatario estatal cumplirá su promesa, pero hay quienes ya no tienen esperanza, como Octavio Rábago.

"Ya tenemos tres años con las mismas promesas. Ahora perdí el techo de la casa, de hecho todo, y el negocio (vulcanizadora), ya no funcionó nada", dice Octavio, quien en el 2004 perdió a su mamá.

-Y en esta ocasión ¿en que te han ayudado?, se le pregunta.

-En nada, despensas, nada más y el bono de 5 mil pesos, contesta.

-¿Cree que ahora sí les cumplan?
-Yo estoy bien consternado, con esas dos cosas, con lo de mi jefita de hace tres años y esto del tornado. Yo ya no creo que me den nada- dice el hombre.

Lo mismo opina Araceli Ramírez, quien no perdió familiares, pero sí su casa en el 2004 y ahora nuevamente por el tornado. En aquel entonces los apoyos fueron mínimos, en esta ocasión fue igual.
-Entonces, prácticamente las promesas.

-. Se las llevó el viento, interrumpe Araceli.
- ¿Como el tornado?- continua el entrevistador.
-Sí, como el tornado- así concluye la conversación.