Francisco Rodríguez
Entre el Gobierno Estatal y Federal podrían gastar más de 200 millones de pesos en comprar predios que han sido invadidos, la colonia Zaragoza en Torreón es el predio irregular más grande de la entidad, aquí su historia
T Gobierno del Estado firmará un convenio con la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett), con el fin de legalizar cerca de 15 mil predios en Coahuila.

Esta regularización se pondrá en marcha a través de un programa llamado Adhesión a Municipios, así lo informó José Ignacio Morales Villanueva, delegado de Corett.

El monto de la inversión todavía no se ha estimado, sin embargo Juan Chapa Garza ya pide 120 millones por los predios de La Omega y Las Candelarias, y en Torreón, el dueño de la colonia Zaragoza, invadida también por más de 3 mil familias, pide 98 millones.

Y es que en Torreón, casi la mitad de los 6 mil predios irregulares se encuentran en la Zaragoza Sur, una colonia similar a la Omega, donde en el último año, se han registrado dos incendios causados por conexiones irregulares de electricidad.

José Ignacio Morales Villanueva, delegado de Corett, comenta que el propietario de Zaragoza Sur pide cerca de 98 millones de pesos, es decir, cerca de 20 mil pesos por lote (115.5 metros cuadrados tiene cada lote). "Nos dieron unas escrituras donde decía que eran 80 hectáreas, pero nosotros medimos y son cerca de 72. Existe mucha especulación alrededor de esto. Para Corett, es el centro de población irregular más grande del Estado".

- ¿Qué irregularidades existen?
- "Para empezar, existen líneas de alta tensión donde no se puede regularizar. Hay que reubicarlos. A nosotros nos sale otra cantidad diferente de hectáreas. Traemos 3 mil 200 lotes, es decir, 3 mil 200 familias producto del censo. Todavía no ha habido un acuerdo con el dueño. Ahorita te digo que hay una cantidad de personas, y la próxima semana hay más".

Por su parte, el propietario Raymundo Becerra argumenta que en un inicio el terreno era de 79.6 hectáreas: "Yo quiero que la gente tenga sus tierras, pero no a mis costillas. Es mi negocio, no te gusta el precio, entonces dame mi terreno o dame uno similar".

La historia de la invasión
Aquí en "Cartolandia", como le dicen a la colonia Zaragoza, hasta los perros ladran de zozobra. La resolana cala tanto que la gente busca en sus manos una sombra. El sudor es constante. El aire caliente aletarga. Sofoca. Pero las más de 3 mil 200 familias lucen acostumbradas.

No existe ningún árbol. La gente reza porque no llueva. Si Dios nos les escucha, las calles se vuelven una alfombra de lodazal; con el agua hasta las rodillas. Los niños no van a la escuela que construyeron dentro de la colonia, y nadie quiere meterse en esa alberca de fango.

Los vecinos aún recuerdan aquel momento en que se incendiaron los jacales: "Parecía el mismísimo infierno", recuerda la gente. El cielo se cubrió de negro. Murió calcinada una niña. Pero en esta zona, esto ha sido común.

Todo comenzó cuando Raymundo Becerra Martín, empresario gomezpalatino, dedicado a fraccionar terrenos, adquirió este predio que en su momento era reserva ecológica.

Entonces, para que los terrenos pudieran ser utilizados como un fraccionamiento, había que argumentar que éste ya estaba siendo habitado por la comunidad. Fue así que el empresario Raymundo Becerra, respaldado por el entonces alcalde Guillermo Anaya, acordó que un grupo de personas invadiera el predio, con la promesa de que una vez obtenido el permiso de zona habitacional, se retirarían. Años después, se logró cambiar el uso de suelo.

Es así que el municipio le condona la mitad de las escrituraciones del impuesto sobre la renta a Raymundo Becerra, quien asegura que fue después el Gobierno del Estado, bajo la administración de Enrique Martínez, quien invadió más predios.

"Yo le pido a Memo (Anaya) que actúe, que los desaloje, pero no lo hace; yo creo que por miedo político", especula el propietario.

A partir de entonces, Becerra tiene un acercamiento con el entonces Secretario de Gobierno, Raúl Sifuentes Guerrero, quien según afirma el empresario le dijo: "Si Anaya no saca a su gente, entonces yo le mando tres por uno".

Para marzo del 2003, ya había cerca de 20 hectáreas invadidas.

De acuerdo al propietario, Raúl Sifuentes mandó entonces a Miguel Riquelme Solís y a Gustavo Rodríguez Argumedo, para tener control sobre la Zaragoza Sur.

- ¿Qué pasó entonces con el Alcalde Guillermo Anaya?, le pregunta el reportero al propietario.

- "Yo me acerqué y le ofrecí una o dos hectáreas, para regalarlas a la gente. Pero me dijo que no, que no iba a permitir que les diera la tierra, porque después le iban a exigir servicios".

- ¿Y cuando se acercó a Raúl Sifuentes, qué le dijo?
- "El mismo Raúl me dice: `vamos a hablar. Yo te puedo arreglar. Yo los mandé, yo los controlo, yo los puedo sacar' (en referencia a Miguel Riquelme y Gustavo Rodríguez)".

Entonces se nombra a Ricardo Mejía Verdeja, Coordinador de Análisis y Prospectiva (por parte del Estado) y a Javier López, asesor del alcalde (por parte del Municipio), para buscar una solución. Nada se logra.

A Raymundo Becerra le dicen que van a reubicar a la gente en una parte del predio. Según Becerra, eran cerca de 300 familias en aquel entonces. Pero Raúl Sifuentes le pide un plano para mil 500 familias.

"Ellos ya estaban pensando en cómo llenar el terreno y cómo meter más gente, con la promesa de un pago. Sí lo llenaron, pero nunca hubo tal pago", confiesa Becerra.

Fue así que el empresario Raymundo Becerra demandó ante el Ministerio Público, al Gobierno del Estado por despojo. "Se demandó en su momento, desde abril del 2003. Raúl (Sifuentes) la controló al punto de que nunca avanzó ni un centímetro, nunca se llamó a comparecer a nadie. La ley la hacemos a nuestro antojo.

"Corett me dice que aspiro de 20 a 35 millones de pesos. Yo he gastado eso y en el camino 12 millones más. Ahora el Cabildo no es un experto. Ellos quiénes son para ponerle un precio a mi terreno. No conocen de la materia".

Actualmente la colonia cuenta con algunas calles pavimentadas, a pesar de que no tiene los servicios indispensables en orden. Pero "¿cómo se pueden meter servicios en una zona particular, si la demanda sigue en pie?", se pregunta el empresario.

Líderes engañan a habitantes
Aquí líderes partidistas se ven enfrascados en una lucha de barrio. A puro sol y polvo, circulan documentos sobre un fraude a los colonos, mientras gobiernos e instituciones se desentienden.

A Lorenza Escalante García la engañaron desde que invadió hace más de cuatro años. Y lo que le hicieron no lo olvida. Ni el chillido de su hijo de dos años le provoca amnesia.

Ella sabe que es dueña de todo o casi todo. Le pertenece la licuadora, los cubiertos, las tres camas para cinco personas, la ropa que trae puesta y la mesa que le regalaron. Pero su casa, esa de 115.5 metros cuadrados donde habitan su esposo y tres hijos, esa no es de ella. Los papeles que le dieron en enero del 2005 son falsos.

Se los ofrecieron a cambio de un enganche de dos mil pesos, depositados a la cuenta 86471133920 del Banco Santander Serfín, a nombre de Rosa María Guerrero, esposa de Gustavo Rodríguez Argumedo, uno de siete líderes en la colonia, priísta y regidor a partir del 2005.

Rodríguez Argumedo entregó una hoja donde venía plasmado: el sello de la Comisión Estatal para la Regularización de la Tenencia de la Tierra Urbana y Rústica en Coahuila (CERTTURC), la firma del entonces Delegado en la Región, Santiago López Gutiérrez, el número de manzana y lote y el sello de una asociación: "Colonias Unidas de Torreón"; misma que está a nombre de su esposa.

Lo que Lorenza no sabía en aquel entonces, era que a la CERTTURC nunca le ha competido regularizar la Zaragoza Sur. La habían defraudado.

Se enteró para noviembre de ese mismo año, cuando envió una carta a la CERTTURC, en donde pedía informes sobre su lote.

El Delegado le respondió desconociendo la firma y el sello en el documento. Así lo corroboran escritos a los que Semanario tuvo acceso.

"Nos dimos cuenta que los documentos que nos dieron eran falsos. Entonces ellos (el grupo de Gustavo Rodríguez) se dieron cuenta y empezaron a pedírnoslos. Nos decían que los regresáramos, que también a ellos los habían engañado, que no sabían que eran inválidas. Me decían que la entregara, que al cabo a mí ya no me iba a servir", dice Lorenza Escalante, mientras carga a su hijo al hombro.

Hace menos de un año, Gustavo Rodríguez empezó a regresar el dinero a las familias. Lorenza asegura que exigía ese documento. Ella decidió notariarlo y entregarlo. Gustavo le regresó sus dos mil pesos. Pero afirma Lorenza que existe aún gente sin ver su dinero.

Semanario buscó al regidor Gustavo Rodríguez para cuestionarlo al respecto, y él negó todo.

"Lo que entregamos fueron cartas constituidas, contratos de compra-venta. Hace poco empezamos a devolver el dinero y exigimos las fichas originales del depósito".

-¿Y la asociación que dio ese papel, porqué está a nombre de su esposa?- le pregunta el reportero.

-Eso sí, me arrepiento de haberle puesto el nombre de mi esposa; pensamos que no iba a pasar nada.

Viven bajo peligro
Doña Mary sólo quiere pagar lo que pida el dueño. A ella no le importa vivir a un lado de las líneas de alta tensión. Tampoco sabe cuántas hectáreas son. Ella vive en la manzana 11 (de más de 20) y eso le basta.

Acompaño a Mary hasta su casa. Usa una cachucha que trata de cubrir sus cabellos grisáceos por causa de la tierra. Ella tiene cinco años en la colonia. Se salió de la Braulio Fernández cuando vio que en la casa de sus suegros nomás ya no cabían.

Antes de llegar a su jacal, una vecina le grita: "Me avisan cuando vayan al corte".
- ¿Al corte?-, le pregunto a Mary.
- "Sí, ahorita vamos a cortarle la luz a unas familias".
- ¿Por qué, qué hicieron?
- "No, pos no fueron a la junta de ayer, ni a la marcha"
- ¿Y luego qué hacen esas personas?
- "No, pero sólo es por unos tres o cuatro días"
- ¿Y sólo por no ir? ¿Quién decide?
- "Sí, pos son cosas de la líder Rosa Pérez, pero todos los demás líderes lo hacen"
- ¿Y qué otras cosas hacen?
- "Pos es que nos dicen que tenemos que ir, que es una obligación. Hay veces que nos dan una despensa. Antes nos pedían 120 pesos pa' la luz y 120 pal' agua. También cortan el agua".

Ella es una de muchas personas que da dinero a los líderes. Según vecinos, líderes como Rosa Pérez o Gustavo Rodríguez Argumedo llegaron a cobrar de 500 a mil pesos por cada terreno. Además, corrieron a vecinos para vender los pedazos de tierra.

Pero nadie tiene cómo comprobarlo. Puras voces que se ahogan en las mismas experiencias. Ningún citatorio han recibido.

Si de experiencias se trata, la de Joel. Él no recuerda cuándo llegó aquí. Donde vivía antes pasaba el camión de la basura. Le cobraban la luz y el agua. Aquí aprendió a robar.

A Joel, moreno y correoso como un roble, me lo topo abriendo una toma.
- ¿Cuánto cuesta hacer una toma?, le pregunto a Joel.
- "Unos 700 pesos".
- ¿Y cuántas familias se benefician?.
- "Unas 20 familias".
Lo que hace Joel es abrir una llave de la tubería e insertarle una manguera. Y listo.

El botín
La Zaragoza Sur representa más de cinco mil votos. Son siete líderes, divididos en tres grupos principales: PRI, PRD y Antorcha Popular.

Pero Josefina no les hace caso. Ella llegó proveniente de la colonia Eduardo Guerra. La mayoría de las familias arriban de colonias como ésta: las Dalias, las Luisas o la Santiago Ramírez, e incluso de ciudades como Acuña, Ciudad Juárez, Zacatecas, Chihuahua o Puebla, como el profesor Ignacio Cruz, líder del grupo Antorcha Popular.

Ésta se dice una organización política de lucha. Nació en 1974, en Puebla. Es un movimiento de masas que se mantiene de las cuotas de sus miembros, según Ignacio Cruz. Un grupo que recién construyó una gasolinera en la entrada de la colonia y en cuya inauguración estuvo presente Rubén Moreira, dirigente estatal del PRI.

Ignacio Cruz no concibe cómo si Zaragoza Sur es irregular, salga un regidor de esta colonia, en la que el Gobierno no quiere regularizar (en referencia a Gustavo Rodríguez).

"Esto no es necedad, sino la necesidad. Estamos colgados de la luz, estamos pegados a la brava del agua, nos pegamos a la brava del drenaje. Simas no quiso venir. Abrimos válvulas. Pusimos tuberías donde no. Así lo estamos haciendo", explica.

- ¿Qué es lo que se necesita para solucionar el problema?, le pregunto al líder.

- El dueño vende. Pero nadie se pone de acuerdo o se quieren deshacer de los recursos. A la gente no se le ha hecho ninguna oferta.

- ¿Qué obstáculos existen?
- Debajo del agua se pasan terrenos y se venden. En su origen no era para vivienda sino para un fraccionamiento, porque éste terreno era de alto impacto ecológico.

- ¿Y la gasolinera?
- Es de Antorcha a nivel nacional. Costó 9 millones de pesos. La organización tiene dentro de su estructura una tesorería central que se dedica a invertir. No es de nosotros, es de todos. Rubén Moreira sí vino.

- ¿Cuál es un justo precio por los terrenos?
- El dueño quiere un sobre precio: 14 mil pesos, pero con servicios. El terreno estaba en breña, nosotros hemos hecho todo el trabajo. No se puede cobrar tan caro y sin servicios.

Todos le ponen precio
Nadie parece ponerse de acuerdo sobre el precio de un lote. A Omar Adame, quien vive con su esposa e hijos y se dedica a impermeabilizar casas, le dijeron que el costo por lote iba a ser de 14 mil pesos.

Gustavo Rodríguez cree que la gente debería de pagar únicamente una "cuota de recuperación" de mil pesos. Jesús Díaz, líder y Consejero Municipal del PRD, opina que el costo debe ser de 7 mil pesos. Corett dice de cuatro a cinco mil pesos por lote. A Maximina Hernández, dueña de un puesto de gorditas, le dijeron que seis mil pesos. Rodolfo Walls, Secretario del Ayuntamiento, menciona que se están tomando como base los precios de Coproder, que son de 16 o 17 mil pesos por lote.

María Concepción comenta que el precio debería ser acorde a lo que gana el marido; el suyo es plomero.

Pero aquí todos se saben pobres. Viven entre escombros; unos entre sus propios desechos; sin drenaje: como en el campo. Así don Manuel, recolector de escombro, quien se embolsa menos de 300 pesos a la semana.

Lucha de partidos
Maximina Hernández descansa detrás de su puesto de gorditas. De piel cobriza y lunares en la cara. Me obsequia un volante que alguien le regaló cuando fue a consumirle.

El volante lo firman "Vecinos que quieren su colonia para vivir. no para hacer negocio". En él están escritos los nombres de seis distintos líderes y el número de vecinos que representa cada uno de ellos.

Ahí mismo, dicen desconocer a los "falsos líderes" como Abundio Ramírez (Dirigente Estatal del PRD) y Jesús Díaz, también del PRD.

Los líderes priístas como Gustavo Rodríguez, aseguran que Jesús Díaz tiene cuando mucho 25 vecinos detrás. Jesús Díaz asegura tener 278 familias adheridas.

- ¿Por qué tanto alboroto?, le pregunto al líder priista Gustavo Rodríguez
-Quieren sacarme de la jugada. Quieren desprestigiarme. Me han tirado notas que dicen que me va a llevar la chingada, que me van a partir la madre.

- ¿Quiénes?
- Los del PRD. La gente de Chuy Díaz. Pero ellos traen 25 familias; yo tengo mil y feria, y esas 25 se salieron porque tuvieron problemas personales conmigo: unos por borrachos, otros por conflictivos.

- ¿No hay otra manera de arreglarlo?
- Lo malo es que esto se tiene que arreglar de manera política. A la gente si le arreglas un problema ganas un adepto.

Rosa Pérez, líder de la Zaragoza Sur, sabe de eso: "Los del PRD llegaron a última hora, vienen a quererse adornar con un trabajo que ni siquiera hicieron ellos. Se ha convertido en una lucha política. Son patadas de ahogados. Ellos han detenido la regularización. Ellos fueron y cerraron las puertas de Corett. Dijeron que todo estaba mal.

José Ignacio Morales, Delegado de Corett, respalda lo anterior: "Sí es cierto, vino Jesús Díaz del PRD cuatro o cinco veces, pintó y rayó las instalaciones. Él argumenta que los censos están mal". Pero Jesús Díaz asegura que jamás lo ha hecho.

Sin embargo, Díaz sí acusa a la Corett de anomalías en los censos levantados hace un par de semanas: "Hay lotes que están solos y que los dirigentes priístas los cuentan como habitados para que después los vendan en cinco o seis mil pesos".

"Lo que ha faltado es voluntad del Gobierno del Estado para regularizar de inmediato. No entiendo por qué existe una regularización en terrenos que ni siquiera se han comprado", argumenta Díaz.

"Hemos sido una piedrita en el zapato. Nadie quiere reconocer que tenemos más de 270 gentes. No concibo que los perros del señor Gobernador, tengan mejor calidad de vida que los niños de Zaragoza Sur", señala.

No obstante, Rodolfo Walls, Secretario del Ayuntamiento, opina que la participación de los líderes ha sido positiva. Pese a todo: "han apoyado en el proceso y sí buscan el beneficio de la gente", dice.

Quizás el comentario de Walls es debido a que el Municipio parece no querer inmiscuirse en el problema. Cuando el Alcalde José Angel Pérez acudió en tiempos de campaña, prometió regularizar las tierras. Se tomó una foto y partió.

La única presencia del alcalde fue cuando le regalaron a Sandra, habitante de la zona, boletos para ir a ver a Tatiana, con motivo de los festejos del Centenario. Sandra casi se muere del coraje. No concibe cómo el municipio gasta dinero en traer artistas, mientras la Zaragoza Sur sigue igual.

A Sandra le han dicho que en diciembre se soluciona todo. Lo que posiblemente no sabe, es que los ejercicios presupuestales se cierran en estos últimos meses. Por lo que seguramente no se llevará a cabo nada y tendrá que esperar hasta el próximo año.

El último coraje que hizo Sandra fue cuando vio por televisión que el Gobernador Humberto Moreira, había anunciado una inversión de 100 millones de pesos para la construcción de un nuevo estadio de futbol. Eso, dice, le caló más.