Máxima Barragán
Te Quisiera esta noche sentir tu cuerpo junto al mío, despertar en plena madrugada y saber que te abrazo a ti y no solo a la almohada.
Algunas noches me duermo abrazando tu recuerdo, buscando tu voz y solo encuentro respuesta en el silencio de la noche.

El frío está calando hasta los huesos y a veces es preferible tener algún cuerpo tibio a tu lado, mínimo para que te caliente la cama antes de dormir. No se en qué momento nuestras vidas se separaron lo que si me queda claro es que fuiste alguien fundamental en mi crecimiento como ser humano.

A tu lado comprendí muchas situaciones que en otro momento no hubiera podido hacerlo, aprendí que algunas veces durante el día debía convertirme en la cocinera ágil y veloz que tú necesitabas, en la señora diestra con la plancha que te dejaba las camisas impecables y los pantalones con la raya marcada. En tu chofer o tu enfermera, en la sirvienta que limpiaba hasta el último rincón de la casa, o la auxiliar que te hacía todos los mandados; desde pagar la luz, el agua o el teléfono y hasta ir al banco a poner al día todos tus pendientes.

Por las noches en la esclava que te quitaba los zapatos cuando llegabas cansado del trabajo y ya en las madrugadas en la prostituta de lujo que no te podrías pagar o que yo no te permitía que lo hicieras. Después de dejarte satisfecho, durmiendo plácidamente, procuraba dormir para estar lista al día siguiente con el desayuno preparado para el momento en que despertaras.

El amor nos convierte en seres intangibles, capaces de darlo todo por el ser amado, todo hasta la vida de uno mismo. Que a tiempo estuve de abrir los ojos y poder darme cuenta que solo estaba viviendo tu vida, facilitándote la tuya, dejando de lado mis intereses, mis principios; mi yo interno.

Que bonito es el amor pero en qué seres tan estúpidos nos llega a convertir a veces. Te amo, te quiero más que a nada en al vida pero el día de hoy descubrí que también debo quererme un poco a mí misma. Adiós, te llevaré por siempre en el corazón, pero hoy decidí empezar a vivir de nuevo.