LA JORNADA
México, D.F. .- El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, afirmó categóricamente anoche que los precios de los alimentos se mantendrán al alza hasta 2010, y aun cuando comiencen a descender se ubicarán por encima de los niveles de 2004. El problema de la crisis alimentaria es grave y ya se refleja en algunas naciones, dijo.
El secretario de Hacienda, Agustín Carstens, por su parte, manifestó que por el momento está garantizado el abasto de alimentos. Sin embargo, aceptó que ha habido un incremento en los precios que se ha reflejado en la inflación y anunció un plan emergente en el que participarán las secretarías de Agricultura, Hacienda y Economía, así como Financiera Rural, para impedir que se presente un problema de suministro de víveres.

Los dos hablaron en conferencia de prensa en el auditorio de la Secretaría de Hacienda, en Palacio Nacional, donde formalizaron un préstamo del Banco Mundial a México por 501.2 millones de dólares para apoyar los planes para hacer frente a los efectos del cambio climático.

Zoellick consideró que México tiene una economía fortalecida y que se puede considerar que está por encima de otras economías emergentes. Prueba de ello, dijo, es que a pesar de la crisis que se vive a nivel internacional, principalmente por la desaceleración en Estados Unidos, las tasas de interés se han mantenido a la baja y la inflación no se ha disparado, como ocurrió en otros países.

El presidente del Banco Mundial anticipó que el organismo multilateral ofrecerá asistencia a México para ayudar a incrementar la producción y la productividad en el agro y, en el plano internacional, reducir los obstáculos en el comercio de los productos agropecuarios nacionales.

Zoellick insistió en la conferencia de prensa en que el precio de los productos agropecuarios se mantendrá elevado en los siguientes años, e incluso dio a conocer que los esfuerzos multilaterales han logrado reunir 60 por ciento de los 700 millones de dólares que el Programa Mundial de Alimentos requiere para financiar una estrategia de asistencia a los países más afectados por el alza.

"Esperamos que haya respuesta por el lado de la oferta de alimentos para que se reduzcan un poco los precios que seguirán altos en 2009 y 2010, pero hasta 2015 el precio de los alimentos seguirá siendo superior a lo que era antes de 2004", explicó Zoellick.

El secretario Agustín Carstens dio a conocer que el gobierno federal está en condiciones de afirmar que a corto plazo está garantizado el abasto de alimentos en México. "Hay que evaluar este tema con cuidado; ha habido un efecto en los precios, pero México es uno de los países con menor impacto y esto es un hecho tangible porque la inflación en 2007 fue la más baja en todo el continente y esto se mantiene".

Añadió que a mediano plazo el gobierno, y en particular el gabinete económico, analizan incluir en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2009 acciones para aumentar la productividad en el campo y elevar la producción agropecuaria en el país.

"No es un problema unidimensional, estamos viendo temas relacionados con el riego, los fertilizantes, desde un enfoque integral y ello se verá reflejado en el paquete económico de 2009", afirmó.

En este segundo día de visita, Zoellick se reunió en privado durante media hora con el presidente Felipe Calderón.