El Universal
Establece el marco jurídico para impulsar la inversión, la captación de divisas, la generación de empleos y el desarrollo regional
El Senado de la República aprobó la nueva Ley General de Turismo, la cual establece el marco jurídico para impulsar la inversión, la captación de divisas, la generación de empleos y el desarrollo regional, además de promover la sustentabilidad y competitividad que requiere el sector.

La reforma proveniente de la Cámara de Diputados fue aprobada por 73 votos a favor y 23 en contra.

En la Ley se prevé la creación de las Zonas de Desarrollo Turístico Sustentable, que son aquellas fracciones del territorio nacional, claramente ubicadas y delimitadas geográficamente, que, por sus características naturales o culturales, constituyen un atractivo turístico.

La nueva Ley General de Turismo establecerá además las bases de coordinación al distribuir obligaciones y facultades de los tres órdenes de gobierno en materia de turismo, bajo los principios de legalidad, sustentabilidad y competitividad.

El presidente de la comisión de Turismo, Luis Alberto Coppola Joffroy, del PAN, destacó los beneficios de esta nueva legislación, y sostuvo que cumple con uno de los compromisos del Foro "México ante la crisis: ¿qué hacer para crecer?", organizado por el Congreso de la Unión.

El senador Ricardo García Cervantes, del PAN, consideró por separado que se trata de "una buena ley, es un esfuerzo de casi dos años de trabajo entre diputados y senadores y es una conclusión de consenso porque recoge la visión de todos los grupos parlamentarios".

Dijo que la Ley General de Turismo, además de impulsar el desarrollo de la industria turística en México no prevé estar por encima de otras leyes, como la Ley General de Equilibrio Ecológico, la de Asentamientos Humanos y otros ordenamientos legales aplicables, sino que se supedita a ellas.

Agregó que permitirá el diseño e instrumentación de una política de turismo con visión de mediano y largo plazo, lo cual es condición necesaria para potenciar el crecimiento de la industria, así como la recepción de turistas provenientes del extranjero.

Coppola recordó a su vez que la industria del turismo es la tercera fuente generadora de divisas, y además aporta dos millones 233 mil empleos y el ocho por ciento de PIB nacional.

Señaló que la ley aprobada también enlista los derechos y obligaciones tanto para prestadores de servicios como para turistas y especifica sanciones para cada tipo de incumplimiento.

De acuerdo con el legislador la nueva ley permitirá al sector ser "un detonante de desarrollo económico y social, anteponiendo el respeto y uso racional de los recursos naturales, históricos y culturales".

Esta herramienta, prosiguió, dará como resultado un mejor desempeño en la industria del esparcimiento que hoy ocupa un lugar muy importante en las políticas públicas.

Coppola expresó que el deterioro mundial de los ecosistemas hoy obliga a proteger el patrimonio que "nos heredaron nuestros ancestros. Por ello, jamás debemos estar contra la propia naturaleza, si lo hacemos atentamos hacia nuestra propia supervivencia futura". Dijo que al aprobar esta nueva legislación, se le dará a las futuras generaciones una sustentabilidad importante.

Coppola dijo que con este ordenamiento, una cantidad importante de regiones del país podrán detonarse como destinos turísticos para atraer a visitantes nacionales y extranjeros.