El Senado de Estados Unidos aprobó una resolución que bloquea los fondos pedidos por el gobierno del presidente George W. Bush para un programa piloto que permitiría las operaciones de camiones mexicanos en territorio de este país.
Washington, EU.- La resolución, aprobada por 74 votos a favor y 24 en contra, está contenida como enmienda de un proyecto de gastos de transporte que ascienden a 106.000 millones de dólares e impide que se entreguen fondos para esa prueba, que la Casa Blanca autorizó la semana pasada.

La Cámara de Representantes ya aprobó una medida similar y el gobierno de Bush anunció hoy que vetará el proyecto de transporte porque contiene "niveles excesivos de gastos" y porque se opone a cualquier restricción al programa piloto.

La medida fue discutida en el Senado después del accidente de un camión en México que se cobró la vida de al menos 29 personas el día de ayer.

Según el senador demócrata Byron Dorgan ese accidente es una advertencia, y agregó que no sería recomendable actuar precipitadamente para aplicar el programa piloto.

"¿Cuál es la urgencia? ¿Por qué no hacemos respetar las normas que hemos creado y desarrollado en este país?", preguntó Dorgan, quien promovió la resolución.

Pero el republicano Christopher Bond manifestó que pese a la oposición del Senado existe un apoyo generalizado para la operación de los camiones mexicanos en Estados Unidos.

Añadió que ese respaldo proviene principalmente de la industria agrícola y advirtió de que si se impide su aplicación se podría propiciar una represalia mexicana.

Por su parte, el gobierno de Bush reiteró que el programa cuenta con "todas las salvaguardas necesarias para garantizar la seguridad" y que se opone a cualquier restricción.

Hace una semana la Administración Federal para la Seguridad de Vehículos Automotores (FMCSA, por su sigla en inglés) dijo que una demanda presentada por grupos cívicos y sindicalistas para frenar la circulación de los camiones mexicanos por territorio estadounidense "no tiene mérito".

La demanda del sindicato de camioneros "Teamsters" y varios grupos cívicos y medioambientales "es notable por la ausencia total de pruebas de daño inmediato e irreparable", dijo la FMCSA.

La agencia federal señaló además que cada año los camiones mexicanos "hacen 4,5 millones de viajes hacia Estados Unidos, en ciudades como San Diego (California) y El Paso (Texas)" y que esos vehículos tienen un historial de seguridad "que en algunos casos excede el de los estadounidenses".

La FMCSA aclaró también que antes de que comience el programa piloto las autoridades de transporte de EU deberán presentar una evaluación del plan, y México debe primero dar el visto bueno a la circulación de los camiones estadounidenses en su territorio.

La agencia aseguró que el programa piloto de un año no tendrá un impacto en la seguridad vial, como alegan los demandantes, porque cada camión de México tendrá que someterse a rigurosas inspecciones antes de circular más allá de la zona fronteriza a la que están restringidos en la actualidad.

Según la FMCSA, en los primeros 30 días del programa piloto sólo 44 camiones mexicanospodrán recorrer las autopistas estadounidenses y, en total, sólo se permitirá la participación de no más de cien compañías de transporte mexicanas.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, por su sigla en inglés), que entró en vigor en 1994 entre EU, México y Canadá, estipulaba la entrada libre de los camiones mexicanos a territorio estadounidense a partir de 1995.

Sin embargo, los sindicatos de transportistas y grupos medioambientales se han opuesto desde siempre a ese plan, al argumentar, entre otras cosas, que los vehículos mexicanos son peligrosos.

Un tribunal del TLCAN ordenó en 2001 la apertura total de las carreteras de EE.UU. a los camiones mexicanos