El Universal
Marko Cortés Mendoza acusó que todos los panistas son responsables de esto, incluido el Presidente Felipe Calderón
El Universal
El senador panista Marko Cortés Mendoza reconoció que hay crisis al interior de Acción Nacional; consideró importante que se reforme a fondo y ser democrático en su interior.

"Los ciudadanos no se sienten bien representados no solo por el PAN, sino por todos los partidos", y ello se vio reflejado en el alto índice de abstencionismo del 5 de julio que llevó al partido con mayor voto duro y estructura a ganar la elección: el PRI.

Pero sin dudar aceptó que hay crisis de credibilidad en Acción Nacional y acusó que todos los panistas son responsables de esto, incluido el Presidente Felipe Calderón.

Cortés Mendoza, quien también es consejero político nacional del albiazul planteó de entrada que el partido se abra a la decisión de los militantes y que las designaciones de candidatos no se hagan de manera cerrada, porque eso ha motivado la molestia y renuncia de muchos panistas en el país luego de que para este proceso la cúpula azul designó más de 200 distritos de manera "arbitraria".

Acusó que es muy obvio que el papel de confrontación que jugó Germán Martínez Cázares se ha reflejado en los resultados adversos que el PAN tuvo el domingo pasado.

El partido ha dejado de tener la confianza de los ciudadanos y debe recuperarla: "el problema es de fondo, la perdimos en esta elección y tenemos que recobrarla", logrando un albiazul democrático e incluyente "primero desde casa" para no ser candil de la calle solamente, reflexionó.

La renuncia del dirigente nacional del panismo, Germán Martínez Cázarez, cuya estrategia de confrontación y diferenciación falló es su decisión, pero no nos debemos de quedar solo en relevarlo, sino modificar de fondo el partido: las reglas del PAN son muy discrecionales y "lo excepcional se convirtió en regla".

Anunció que llevará dos puntos al Consejo Nacional del PAN: que los candidatos sean elegidos democráticamente sin excepción, y que las decisiones y votos internos se abran a militantes, no solo a consejeros.

Cortés Mendoza propondrá que sea un presidente interino cuya responsabilidad sea convocar a Asamblea Nacional a los panistas para reformar los estatutos.