Notimex
La agencia antinarcóticos estadunidense, la DEA, dijo hoy tener evidencias de que el combate a los cárteles del narcotráfico en México han alterado las rutas del contrabando de drogas, retrasado y complicado sus envíos a este país
El agente especial Joseph M. Arabit, a cargo de la oficina de la DEA en El Paso, dijo que una parte cada vez mayor de la cocaína que sale de Sudamérica hacia Estados Unidos pasa por Centroamérica, antes de tocar México.

El 90 por ciento de la cocaína en ruta de Sudamérica hacia Estados Unidos pasaba por México, dijo Arabit, pero en el último año, casi la mitad de esa cantidad `se detiene primero en Centroamérica, antes de continuar hacia México`.

Esta tendencia sugiere que las iniciativas contra el narcotráfico del presidente mexicano Felipe Calderón han impactado en la manera en que los cárteles conducen sus negocios, añadió.

Arabit participó este martes como orador en la Conferencia de Seguridad Fronteriza organizada por la Universidad de Texas en El Paso, para discutir los retos que en esta materia que enfrenta la región.

La conferencia de dos días, que concluyó este martes, reunió a funcionarios, académicos y agentes de diversas corporaciones de seguridad de ambos lados de la frontera.

El jefe de la oficina de la DEA en El Paso señaló otras tendencias que revelan el impacto de la guerra contra los cárteles en México, como un sostenido aumento de precios y declive de la pureza de la cocaína en cada mercado importante en Estados Unidos.

Según el funcionario, esa tendencia, que se observa desde enero de 2007, `inmediatamente después de la toma de posesión del gobierno de Calderón`, ha llevado a que el precio de la cocaína aumente más del doble, 104 por ciento, y su pureza haya caído casi 35 por ciento.

Arabit apunto que `el nivel de violencia en México es otro signo de lo exitoso de las campañas de las policías y militares mexicanos en contra de las organizaciones de narcotraficantes.

La violencia de los cárteles no es nueva, explicó, pero `lo que es nuevo y preocupante es que las organizaciones de traficantes están usando esta violencia como herramienta para erosionar el apoyo público a los esfuerzos antinarcóticos del gobierno`.

En la Conferencia de Seguridad Fronteriza participaron la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, y el director de la Oficina Nacional de Política para el Control de las Drogas de la Casa Blanca, R. Gil Kerlikoswske.