Universal
Comenta Nueva Izquierda que a la gobernadora de Zacates nadie le reclama que viajara con Felipe Calderón a Estados Unidos, cuando acusan a Zavaleta de tener 'doble moral'
Nueva Izquierda cuestionó ayer la "doble moral" con que "el Presidente Legítimo", Andrés Manuel López Obrador y las corrientes de Izquierda Unida califican las acciones de Ruth Zavaleta en la Cámara de Diputados y Amalia García Medina en el gobierno de Zacatecas.

A través de un escrito redactado por Fernando Belaunzarán, NI -corriente que apoya la candidatura de Jesús Ortega- señala que la gobernadora se subió al avión presidencial y acompaña a Felipe Calderón y hasta ahora ninguno de ellos le cuestiona nada.

"Los vociferantes inquisidores que andan buscando a traidores y herejes que se atrevan siquiera a respirar el mismo aire que los integrantes del gobierno espurio ahora, se quedaron callados", advierte en su escrito difundido hoy.

El texto señala:

"La gobernadora perredista de Zacatecas, Amalia García, se subió al avión presidencial y está acompañando a Felipe Calderón en su gira por Estados Unidos. Estoy cierto de que lo hace con la intención de favorecer los intereses de su estado y de quienes lo habitan y que lo ve como parte de una necesaria relación institucional entre gobiernos. Para sorpresa de muchos, los vociferantes inquisidores que andan buscando a traidores y herejes que se atrevan siquiera a respirar el mismo aire que los integrantes del gobierno espurio ahora, se quedaron callados.

"En efecto, los mismos que hace unos cuantos días se llenaron la boca de insultos y descalificaciones a Ruth Zavaleta por recibir en su oficina al secretario de Gobernación como parte de la indispensable comunicación que se requiere entre poderes, guardan silencio y prefieren mirar hacia otra parte. Por supuesto, a nadie de ellos se le ha ocurrido mencionar las piernas de la gobernadora.

"¿A qué se debe el trato desigual? ¿De verdad ellos son los auténticos guardianes de la verdad y ortodoxia convencionista, tal y como se presentan? ¿Será acaso que Alejandro Encinas otorga absoluciones a "modositos" y "modositas" viajantes en jets del Estado Mayor Presidencial con tan sólo manifestarle respaldo? ¿No será que los talibanes devoradores de reputaciones y cazadores de moderados no castigan tanto el trato con el usurpador sino la pertenencia a una corriente? ¿No será que lo que verdaderamente les preocupa es ganar la presidencia del partido y por eso muestran obsesión por denostar a sus adversarios y magnanimidad para absolver a sus aliados? ¿No se les cae el discurso? ¿No hay una evidente doble moral?