Notimex
El que fuera llamado el 'Sheriff América', Mike Carona, fue sentenciado hoy por el juez Andrew Guilford a cinco años seis meses de prisión y a pagar una multa de 125 mil dólares por intimidación de testigos.
Carona fue jefe del Departamento del Sheriff del Condado de Orange, el segundo más grande del país -a unos 100 kilómetros al sur de Los Angeles y con numerosa comunidad hispana- desde 1998 y hasta octubre de 2007.

Durante el juicio causaron impacto grabaciones de conversaciones de Carona con su amante, la abogada Victoria Hoffman, en donde hablaba de regalos y dinero que daba a ésta a cambio de servicios y protección.

En su cargo como jefe del Sheriff, Carona atrajo reflectores durante la cacería y captura de Alejandro Avila, el asesino de la niña Samantha Runnion, cuyo paradero fue desconocido por mucho tiempo.

Carona había enfrentado un proceso criminal cuando se le presentaron cargos criminales en 2007, y entre éstos se le había acusado de haber cometido corrupción y de enriquecerse con su cargo, al que renunció tras la denuncia.

Carona fue acusado entonces de haber recibido regalos que incluían un bote, boletos para peleas de boxeo y más de 112 mil dólares en regalos no reportados.

Asimismo, fiscales aseguraron que Carona y Hoffman habían recibido cerca de 700 mil dolares en efectivo y regalos a cambio de abrir acceso a áreas privilegiadas del departamento del Sheriff.