Brenda Delabra
Saraperos de Saltillo aprovechó hoy su condición de local en el Estadio Francisco I. Madero para ponerse 2-0 arriba en la Serie Final 2009 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), tras vencer por 6-3 a Tigres de Quintana Roo.
En el nombre lleva la bendición, en sus manos se ha dado el batazo que ha conducido el par de triunfos de los Saraperos de Saltillo en la Serie Final de la Liga Mexicana de beisbol Jesús Cota se perfila como el jugador más valioso, anoche la botó del parque llevando por delante a Noé Muñoz y  fijó el  6-3 en la pizarra en la octava al timbrar en wild pitch, otorgando la ventaja  a su equipo 2-0 sobre los pardos Tigres de Quintana Roo.

Rafael Díaz salió a defender la loma de los disparos su primer rival partió en dos el diamante, Carlos Gastelum  elevó al izquierdo, el peligró rondó el pentágono tras doblete de Carlos Sievers al derecho, pero el chihuahuense ponchó a Iker Franco desprendiendo la primera ovación de la noche para luego dominar con rola al campo corto a Derrick White.

El conjunto de casa tenía la misión de irse arriba  desde el arranque, JJ Muñoz elevó por el central, José Manuel Rodríguez se fue con limpio doblete por el izquierdo y en pifia de Abel Martínez pisó la goma y Nelson Teilon llegó a la primera almohadilla, Noé Muñoz impulsó la segunda del sarape con extrabase por el sendero derecho.

Los Tigres despertaron en el segundo inning con un par de zarpazos, Sergio Contreras dio hit al izquierdo, con un hombre fuera Albino Contreras la puso sobre la barda del prado resguardado por Jesús Cota.

Esto no afectó al conjunto de Orlando Sánchez que pronto buscó la diferencia con producida por Hernando Arredondo al picar la bola detrás de la  segunda base, nada estaba escrito aún y los felinos emitieron el rugido de la igualada en pies de Carlos Sievers que llegó a home en error de Nelson Teilon en el tercer rollo.

La lucha estaba el tú por tú y aunque el público se mostró pasivo, despertó en la parte baja ante el pitcheo de Arturo Barradas a un out de concluir, el abridor visitante pasaporteo a Noé Muñoz y Jesús Cota llegó con batazo panorámico sobre el espectacular más alto del jardín derecho, despegando 5-3 en la pizarra.

Rafael Díaz trabajó seis entradas y dos tercios, llevando en la cuenta personal nueve imparables, tres carreras en contra, una base por cinco chocolates, números suficientes para apuntarse el segundo triunfo y estar más cerca del título, Orlando Sánchez cuidó el marcador al llamar a Rafael Martín quien sacó el último tercio.


Arturo Barradas cargó con la derrota en apenas dos entradas y dos tercios, cinco anotadas, seis hits, una base y un ponche, su relevo lo ayudó durante cuatro innings pero Tigres nunca pudo remontar, a cambio sufrió con sus propios pecados.

En el octavo episodio Jesús Cota pegó tablazo doble por el derecho, se robó la antesala y eso puso a temblar las garras de la novena comandada por Matías Carrillo,  Scott Chiasson cometió wild pitch en turno de Hernando Arredondo llevando al rey de la noche al plato y con ello la explosión total de las 15 mil 949 almas reunidas en la guarida verde.

Travis Minix retiró al orden y Miguel Saladín  cerró con chocolate a Jaime Trejo, Alex Sánchez le pegó doblete, Carlos Gastelum salió en tiro de Saladín a Cuco Cervantes y finalmente bajo el grito de "¡de pónchalo, pónchalo, pónchalo!", Carlos Sievers dio rola al campo corto y así equipo y afición alzaron los brazos en señal de triunfo.