El Universal
Los golpes del gobierno federal a los cárteles del narcotráfico han ocasionado la recomposición de éstos, confirmó el presidente Felipe Calderón.
El mandatario aseguró que se han afectado las estructuras financiera y operativa de esos grupos lo que ha forzado al reacomodo de los mismos.

La confrontación, aclaró, no se da sólo frente al poder público sino entre los propios cárteles "de manera muy, muy intensa".

Ayer se publicó que los cárteles de Sinaloa y del Golfo pasan por una reorganización de fuerzas en sus estructuras. Como consecuencia, los hermanos Beltrán Leyva, hasta hace poco aliados del primero, conformaron una nueva organización criminal al pactar con el grupo de sicarios Los Zetas.

El Presidente reiteró que su administración no dará marcha atrás en la "guerra" contra el narcotráfico. Dijo que su gobierno está decidido "a terminar la tarea", a pesar de que los resultados no los pueda ver al término de su administración, e incluso "a pesar de que esta lucha cueste más dinero, tiempo y vidas humanas".

Calderón insistió en que todos los sectores, en el ámbito de responsabilidad que les corresponde, se sumen a esta lucha "y no consecuenten la estrategia de los grupos criminales que buscan sembrar el terror entre la sociedad con el fin de paralizar al gobierno".