Notimex
El veterano senador demócrata estadunidense Edward Kennedy, de 76 años, se recupera "confortablemente" de un desvanecimiento que sufrió hoy, que en principio fue diagnosticado como un derrame cerebral.
La oficina del senador en Washington señaló que Kenndy sufrió lo que "parece ser" convulsiones provocadas por una alteración de descargas eléctricas en el cerebro, dolencia más leve que un derrame cerebral.

"Está siendo sometido a una serie de pruebas médicas para determinar cuál ha sido la causa. El senador Kennedy está descansando confortablemente", añadió el comunicado de su oficina.

Diversas fuentes señalaron -a la espera de que un portavoz médico diera más detalles de este episodio- que sus familiares eran optimistas sobre su estado de salud y su pronta recuperación.

Kennedy fue trasladado a un centro médico de Cape Cod después de sentirse mal en su casa, a primeras horas del sábado, y luego de hablar con su médico personal, fue llevado en helicóptero al Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Una de las primeras señales de que el senador evolucionaba bien fue que él mismo llamó, dos horas después de que fueran avisados los servicios de emergencia, a algunos miembros de su familia para cancelar su asistencia a una comida familiar planeada para más tarde.

El pasado octubre, el legislador fue operado para desbloquearle una arteria del cuello.

El senador demócrata es uno de los políticos más conocidos de este país, patriarca del clan Kennedy. Desde siempre ha defendido causas sociales, y es considerado un referente moral en el Partido Demócrata, en su ala más izquierdista.

Kennedy ha sido senador por Massachusetts desde que fue elegido por primera vez en 1962, y es el segundo senador que lleva más tiempo en su asiento.

Es el último superviviente de uno de los clanes políticos más famosos del país en su historia reciente. Su hermano, el presidente John Fitzgerald Kennedy, fue asesinado en 1963 y su hermano Robert también fue asesinado, en 1968, durante la campaña en la que era precandidato presidencial.

El mismo, uno de los miembros más liberales del Senado, se presentó sin éxito a la presidencia estadounidense en 1980.