NOTIMEX
MÉXICO.- El diestro mexicano Leopoldo Casasola,quien se jugó la vida, y el rejoneador portugués Rui Fernandes, seconvirtieron este domingo en los triunfadores de la quinta corrida de laTemporada Grande 2007-08 en la Plaza México, al cortar una oreja cadauno.
También alternó el matador español Antonio Barrera, quien notuvo suerte con los bureles de la ganadería de Rancho Seco, quetuvieron una buena presentación y un juego aceptable, aunquepeligroso.Casasola se jugó la vida en su primer turno con "Pintor" de 478kilos, al lograr una faena de mucho valor y mérito ante un peligrosoenemigo, que desarrolló demasiado sentido siempre en busca del cuerpodel matador.El texcocano empezó muy bien con la capa, con quites lucidos yarriesgados, mientras que con la muleta obligó a su rival a pasar enrepetidas ocasiones, a pesar del peligro que mostró, ya que buscabael cuerpo del torero y no el engaño.En su faena, Casasola sufrió dos arropones, uno por descuido, yel otro a la hora de matar, ambos por fortuna sin consecuenciasgraves que lamentar, más que el traje de luces hecho pedazos.Después de un trasteo ceñido y de mucho valor, Casasola despachócon un certero estoconazo en todo lo alto y en inmejorable sitio quele valió para cortar una oreja y tener una fuerte petición de lasegunda que no fue concedida.Con su segundo astado, "Copetito" de 515 kilos, Leopoldo ya noconsiguió mejorar su labor anterior, debido a que el burel careció deempuje y vino a menos demasiado rápido, sin embargo, volvió a mostrarganas y mucho valor en busca de conseguir faena. Estocada caída ysalió con aplausos.El rejoneador lusitano Rui Fernandes lidió a "Banquero" de 505kilos, con el que logró una monta variada y arriesgada, en la que sustres caballos lucieron y mostraron su valor ante la cara del toro.Destacaron en su labor dos pares de banderillas cortas y dosrosas bien colocadas, mientras que el rejón mortal fue puesto enexcelente sitio para cortar una merecida oreja. Aquí estuvo comosobresaliente el experimentado matador Marcos Ortega, quien logróbuenos pases.Con "Huerfanito" de 543 kilos, Rui volvió a lucir con una montavariada y lucida, pero ahora ante un ejemplar que se quedó paradodemasiado pronto lo que le impidió destacar. Despachó con rejónmortal trasero, el toro se amorcilló y lo tuvo que liquidar a piepara salir con ovaciones.El español Antonio Barrera no tuvo suerte con su lote, apesar de la voluntad y valor que puso. Con "Tapatío" de 471 kilos,mostró empeño y ganas, sin embargo, el burel no colaboró, de ahí quelidió enmedio de una división de opiniones, misma con la que seretiró, tras matar de espadazo y descabello.Con su segundo, "Melocotón" de 495 kilos, Barrera estuvo otravez voluntarioso y valiente, pero de nueva cuenta el toro no ayudó,ya que no acudía a los cites y recurría a tablas, ante el descontentodel público y del diestro. Despachó de pinchazo, media ración y dosdescabellos para salir con división.Para el cartel de la próxima corrida, la sexta, se anunció comoprobables diestros a los mexicanos Rafael Ortega y Víctor Mora, y alespañol Pedro Gutiérrez "El Capea", con toros de la dehesa deGarfias.