Río de Janeiro, Brasil.- Silvia Regina de Oliveira, anuncia su retiro porque dice que llegó al límite de sus edad
Silvia Regina de Oliveira, la primera árbitra del fútbol brasileño y la primera latinoamericana que dirigió un partido de un campeonato internacional masculino, anunció hoy que, a los 42 años de edad, ha decidido retirarse.

"Estoy dejando el arbitraje y no es un momento fácil, pero aún así estoy muy feliz. Estaba llegando la hora de tomar esta decisión pues todos tenemos un límite de edad para arbitrar y el mío ha llegado" , explicó en un mensaje publicado en su sitio en internet.

De Oliveira se dijo convencida de que ha "contribuido bastante con el fútbol, saltando las fronteras para las mujeres árbitras y disfrutando mucho de todo" .

Según indicó, su próxima meta es fundar una escuela de árbitros, en la que espera volcar su experiencia tanto en hombres como en mujeres.

La árbitra admitió que el peor momento de su carrera fue cuando fue suspendida, el año pasado, después de un partido de la tercera división entre el Sorocaba y el Santacruzense, en el dio como válido un gol anotado por un recogepelotas.

Silvia estaba muy lejos de la jugada y siguió la orientación de uno de los auxiliares de la banda, que no vio como uno de los encargados de devolver los balones al campo metió un pie ante un disparo que se iba desviado y acabó "anotando" .

"Fue el peor momento de mi vida" , dijo sobre ese episodio, que le valió una suspensión de 30 días, una vez que se comprobó lo ocurrido mediante la ayuda de un vídeo.

Silvia, como simplemente se la conoce en Brasil, actuó por primera ocasión en 1982, aunque fue en un encuentro disputado por dos equipos de árbitros de la Federación Paulista de Fútbol.

En 1997 fue árbitra titular en el Campeonato Paulista de fútbol y ese mismo año pasó a integrar las listas de árbitros oficiales de Sao Paulo, aunque sólo en el 2001 hizo realidad el sueño de dirigir partidos profesionales de hombres, así sea en la tercera división.

Ese mismo año fue habilitada por la FIFA para arbitrar partidos internacionales y su debut en esa nueva aventura fue a lo grande, en un encuentro entre los brasileños Santos y Sao Caetano, pero de la Copa Suramericana, que por vez primera tuvo a una mujer entre los 22 jugadores.

La brecha abierta por Silvia fue seguida por otras brasileñas, como María Edilene y Suely Tortura, que hasta consiguieron antes que ella el reconocimiento de la FIFA, y más recientemente por Ana Paula Oliveira, quien este año ganó más fama por sus errores en el campo y por posar desnuda para la revista Playboy.