Notimex / El Universal
México, D.F.- Ayer por la tarde llegó a la Ciudad de México el féretro con el cuerpo de Sergio Gómez, vocalista del grupo K-Paz de la Sierra, quien fue despedido horas antes en su natal Hidalgo, Michoacán, entre porras y canciones.
Alrededor de las 20:00 horas, los restos del cantante arribaron a la funeraria en un mar de reporteros y fotógrafos que buscaban la primicia.

En el interior de la capilla sólo se encontraban sus familiares, quienes a puerta cerrada se disponían a velar a Gómez.

Además de los medios de comunicación, cientos de fans estuvieron en la funeraria para despedirlo, ya que se trasladó a esta capital para que recibiera el último adiós de sus admiradores.

Los familiares exigen que se haga justicia y se encuentre a los culplables.

Según trascendió, hoy por la noche se celebrará una misa de cuerpo presente en la Catedral de la capital.

Además se dice que el cuerpo será cremado y trasladado a los Estados Unidos, donde radican sus padres, su esposa e hijos.

El abogado de la familia Gómez afirmó que Sergio era el dueño del nombre K-Paz y que el mismo pasará a manos de los herederos que el intérprete haya designado.

Sin embargo, dejó en claro que si el grupo continúa con sus presentaciones, jamás volverá a ser el mismo.