LA JORNADA
México, D.F. .- Arkanum (de arcanum, voz latina que significa secreto), título que evoca una aventura deseada y temida por descubrir parajes ocultos del alma. Un intento por desentrañar misterios y desanudar enigmas que habitan en forma de símbolo en las arcas del inconsciente colectivo.
Ese vocablo da título a la coreografía de la maestra Cecilia Lugo, quien encabeza la compañía Contempodanza, que tras dos temporadas en la sala Miguel Covarrubias, ofrecerá una nueva temporada con dicha obra, del 8 al 18 de mayo, en el Centro Nacional de las Artes (CNA).

Este trabajo coreográfico se inspiró en las cartas del Tarot y su simbología. La selección de las siete cartas utilizadas en esta obra fueron el resultado de un "tendido" de naipes, donde se preguntó específicamente sobre cuántas y cuáles deberían estar presentes en la coreografía, explicó Lugo.

Los arcanos que aparecieron seleccionados fueron el Colgado, el Enamorado, el Sol, el Diablo, la Templanza, el Mago y la Rueda de la Fortuna, los cuales son utilizados como "maquinaria narrativa" y como estructura del relato.

Elección y renuncia

La coreografía -comentó Lugo-, por estar basada en las cartas del Tarot, conserva en el aspecto más profundo cierto simbolismo, el cual puede ser interpretado de acuerdo con cada espectador; sin embargo, a manera de guía para adentrarse en esta historia, lo que se aprecia primero, como una parte muy ritual, con los intérpretes desnudos, es al Mago, el que trabaja con el fuego, con la tierra, con el hombre.

Tras adquirir forma estos seres, emprenden el camino en busca del agua que saciará su sed. En ese recorrido hay un enamorado, el cual debe elegir entre dos amores. Y como se sabe, siempre que se elige, hay una renuncia. Después, el enamorado es enamorada, siguiendo la naturaleza andrógina del Tarot.

Luego ese enamorado-enamorada decide colgarse, entendida esta carta como un iniciado, como un símbolo de introspección y reflexión sobre sí mismo.

El agua aquí, que se aprecia sagrada, es de alguna manera corrompida, se tiñe de rojo y emergen las pasiones internas, de las que nadie está a salvo. Finalmente esa agua es derramada y surge así la incógnita del futuro de esos seres.

"La premisa de la obra -concluye Cecilia Lugo- es: el agua que buscas se encuentra en el centro de tu pozo."

A diferencia de las dos anteriores, esta nueva temporada prescindió de aproximadamente 10 minutos, que de acuerdo con la creadora escénica, permite ser más claros y no tan crípticos.

En esta ocasión se quiso conjuntar distintas sensibilidades, por ello a este restreno se integran la coreografía Estrella de invierno, de Oscar Ruvalcaba y la muestra titulada Incruse, integrada por 10 relieves en forma de "T" o de cruz, realizados en bronce por el artista Alberto Castro Leñero, quien también es el artífice del telón que se integra a la coreografía.

 

Arkanum/ contempodanzaComptempodanza/Arkanum