El Universal
Cd. de México.- La Secretaría de la Función Pública (SFP) indaga a Relaciones Exteriores, a la Secretaría Particular y a la Oficina de la Presidencia de la República, de la administración foxista, para verificar el procedimiento de entrega de la nacionalidad mexicana al chino Zhenli Ye Gon en 2003.
En entrevista con EL UNIVERSAL, el titular de la dependencia, Germán Martínez Cázares, informó que la investigación lleva a Aduanas, "donde revisamos todos los procedimientos para el otorgamiento e internación de mercancías"; a la Cancillería y a la Presidencia de la República para todo lo que tiene que ver con la entrega de la nacionalidad a ciudadanos extranjeros.

El 3 de febrero de 2003 Ye Gon fue uno de los nueve, entre más de 3 mil nacionalizados, que recibieron de manos del ex presidente Vicente Fox su carta de naturalización.

Hasta ahora se desconoce quién tomó esa decisión.

Cuatro años después fueron decomisados 205 millones de dólares de la residencia del asiático en las Lomas de Chapultepec y fue acusado de introducir ilegalmente más de 80 toneladas de seudoefedrina, utilizada para producir drogas sintéticas.

Investigaciones realizadas por la Procuraduría General de la República (PGR) señalan que el empresario de origen chino transfirió unos 10 millones de dólares a China, a través del sistema bancario estadounidense.

Los resultados se entregaron a autoridades de Estados Unidos para que se incluyera en el proceso que se le sigue en esa nación.

La red internacional de Ye Gon también operó en aduanas de Estados Unidos.

Funcionarios de la PGR informaron que además de la aduana de Long Beach, California, utilizada para introducir a México embarques de seudoefedrina procedentes de China, también hubo operaciones ilegales en la de Corpus Christi, Texas.

En Jalisco, agentes federales detuvieron a James Smith, presunto socio estadounidense de Ye Gon, contra quien existía una orden de captura, por su presunta relación en el tráfico ilegal de seudoefedrina.

Autoridades de la PGR indicaron que habría facilitado la llegada de embarques del químico utilizando autorizaciones de importación falsas, pero un despacho de la agencia Notimex negó más tarde la versión.

La PGR solicitó órdenes de aprehensión contra cinco presuntos implicados en esta organización que estaban bajo arraigo, tres de ellos empleados de la Cofepris.