Montevideo, Uruguay.- La cantante colombiana Shakira negó en Uruguay que esté preparando su casamiento con el argentino Antonio De la Rúa, pero admitió que "fantasea" con ser feliz muchos años a su lado y tener hijos.
"Cuando una tiene 15 años sueña con ponerse un vestido blanco y caminar hacia el altar. Cuando se tienen 31 años ve otras cosas", afirmó la cantante en declaraciones que publica hoy el diario uruguayo El País, al que concedió una entrevista.

Shakira llegó al sábado a Uruguay proveniente de Miami y se alojó en su chacra (establecimiento rural) denominada "La Colorada" en el departamento de Maldonado y próxima al balneario de Punta del Este.

"Lo del casamiento es algo que me he enterado por la prensa. Espero que si me voy a casar por lo menos me manden la invitación", agregó.

En las últimas semanas, varios medios de prensa locales y del exterior especularon con que Shakira estaba preparando su boda con De la Rúa y se mencionó que sería en Uruguay.

Antonio De la Rúa se encuentra actualmente en Nueva York, donde atiende negocios, y la próxima semana llegará a Uruguay para unirse con su novia.

"Fantaseo con muchas cosas. Con tener hijos, con vivir una vida feliz al lado de Antonio por muchos años más allá de lo que representa una ceremonia", sostuvo.

La colombiana anunció que permanecerá unas cuatro semanas en su chacra "buscando las musas inspiradoras" de la poetisa uruguaya Juana de Ibarbourou, su preferida, para ver si la "ilumina".

"Estoy preparando mi futuro álbum y a eso vengo, a estar conmigo misma, después vendrán unos músicos amigos y vamos a ver qué sale", indicó.

Shakira destacó que en parte de su amplia residencia, situada en la zona de José Ignacio próxima al océano Atlántico, creó un estudio de grabación "para aprovechar este lugar idílico y muy romántico que se convierte en un puente" hacia su mundo interior.

La compositora y cantante colombiana resaltó su deseo de avanzar en un proyecto de escuela en Barranquilla, en su ciudad natal, "para dar ayuda a unos 2.000 niños de una zona de pobreza extrema".

Además, se manifestó "apasionada de la historia".

"Todas las noches antes de dormirme leo un capítulo de historia. Es algo sagrado para mí", relató.