‘Estación Pandura’ o la reinterpretación de los viajes a través de la poesía

Artes
/ 18 septiembre 2021

El libro de poemas de Cynthia Rodríguez Leija protagoniza la jornada de este domingo en la FILC 2021

La edición de este año la Feria Internacional del Libro de Coahuila conjuga tres ejes temáticos: Mujer, Literatura y Sociedad, y qué mejor forma de evidenciar esto que a través de “Estación Pandura”, uno de los más recientes libros de Cynthia Rodríguez Leija. Rodríguez Leija -Nuevo Laredo, 1974- recibe en el “Ensayo panorámico de la literatura en Tamaulipas” la siguiente descripción: “Poeta de inspiración varia, que alcanza su mayor altura cuando borda en torno a los sentimientos y la sensualidad. Amplia de aspiraciones, no se reduce a los logros y busca timbres e imágenes nuevas constantemente, mismas que a veces no logran llegar a buen puerto, pero lo anuncian”.

Y en ese anunciado buen puerto llega hoy con “Estación Pandura”, un libro que se publicó en edición electrónica en Bitácora de vuelos ediciones e incluye 31 poemas divididos en 5 secciones y en el que desarrolla diferentes representaciones de un viaje. Con los poemas de “Estación Pandura”, la escritora y promotora cultural lleva al lector en diversos viajes, como relata en una entrevista que le hicieron en su casa editora, “Va desde los viajes en tren a través de las pinturas de Magritte, Dalí, Turner y Daumier; pasando por los viajes internos de la migración y finalizando con los viajes por las carreteras rurales de la rivereña en la frontera norte de México. La conexión narrativa se aprecia a partir del discurso de la imagen plástica, al movimiento de las ciudades y quienes habitan en ellas”.

$!En ‘Estación Pandura’ Cynthia Rodríguez Leija dedica algunos poemas a los pueblos abandonados del noreste mexicano.

Se aprecia cómo parte de la temática de su creación poética está relacionada con su propia vida en la frontera norte, a la que pertenece, y que ha abordado en otros de sus libros, como “Galáctica”. Es innegable que lo vivido impregna la poesía de “Estación Pandura” , por eso en aquella ocasión argumentó, “Crecí en una ciudad fronteriza azotada por la violencia. Irse de ella y verla de lejos me paralizó. Quise entender esa visión y empecé a escribir lo que iba encontrando en el transcurso de mi reflexión. Esta vez, no hubo ninguna influencia literaria. Quiero decir que se trataba de otra cosa, de un encuentro conmigo en la lejanía. El reto fue terminarlo”.

En esa entrevista, Rodríguez Leija narra que le debe a sus padres el acercamiento y entrada a la vida literaria. “Mi padre me acerca a los libros, mi madre a la tradición oral. Mis primeras lecturas fueron de la precariedad, de lo que había. Los gustos lectores de mi padre no eran adecuados para mi edad, sin embargo, eso me lanzó a admirar el lenguaje y el conocimiento de otros, de otras”. En ese panorama familiar se aproximó de forma primigenia a la literatura y encontró en ésta un espacio de expresión, que no solo dedicó a la poesía sino también a la narrativa.

$!En ese panorama familiar se aproximó de forma primigenia a la literatura y encontró en ésta un espacio de expresión, que no solo dedicó a la poesía sino también a la narrativa.

Entre las cosas que devela Cynthia Rodríguez Leija destaca que no tiene una rutina creativa, que es más bien desestructurada en ese sentido, pero no por gusto, sino por necesidad de dedicarle el tiempo a lo que le reporta una estabilidad económica. “Mi día de creación es bastante accidentado. Leo y escribo a ratos. Mi tiempo está completamente fragmentado. Debo trabajar en proyectos autogestivos y combinar mis tiempos con las necesidades diarias. No cuento con un ingreso fijo, por lo tanto, mi realidad no me permite esperar sentada en una banca rodeada de buganvilias la llegada de la inspiración”.

Y añadió que mientras trajina, “resuelvo hacia dónde debo llevar mis investigaciones; siempre tengo mi cuaderno de notas muy cerca, porque todo va surgiendo durante el día, en los momentos menos esperados se clarifica la idea. Diariamente estoy conectada con los temas que estoy abordando. Escribo en cualquier espacio de la casa. Antes de la pandemia, en el transporte público o en las plazas, corredores, parques”. La creación de “Estación Pandura” empezó antes de la pandemia, pero se modificó con ésta pues esta vivencia incita a asumir el riesgo literal que implica viajar ya que en el trayecto uno ahora tiene mayor riesgo de encontrarse con la muerte.

Instagram

Así los viajes que se transitan en “Estación Pandura” evocan al pasado, en la época en que la gente recorría el país en tren y atravesaba estaciones de viaje. Pero refieren también al cambio físico que implica viajar así como al viaje generacional.