Notimex
México.- El procurador General de la República, Eduardo Medina Mora, destacó que México hace un esfuerzo muy significativo con recursos humanos y financieros e, incluso, en vidas humanas, para abatir el narcotráfico.
Al participar en el seminario de Perspectivas políticas 2007 denominado "Seguridad Nacional y Estado de derecho" comentó que el plan mediante el cual Estados Unidos pretende brindar apoyo a México para el combate a las drogas sólo prevé que sea en los rubros de infraestructura, capacitación y equipamiento.

En ese sentido calificó de marginal el nivel de cooperación que recibe este país de la nación vecina en la lucha contra ese flagelo ya que, incluso, puede ser menor al que reciben algunos países de Centroamérica.

En las instalaciones del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) Medina Mora también dejó claro que en la referida estrategia no hay componentes operacionales de ninguna naturaleza.

Más adelante, al contestar cuestionamientos de estudiantes respecto al Ejército Popular Revolucionario (EPR), indicó que no hay nada que legítime una acción terrorista que lo que hace es arrebatar el derecho de vivir en paz.

Comentó que lo prioritario es mejorar los sistemas de investigación y persecución de la delincuencia organizada que garanticen a la población respeto a sus derechos fundamentales.

"Necesitamos un régimen especial en delincuencia organizada, que renueve el esquema de testigos protegidos, que se agilice la concesión de arraigos, la intervención de comunicaciones privadas y que se agilice la extradición ante supuestos excepcionales, entre otras cosas", puntualizó.

Medina Mora indicó que se ha demostrado que con la voluntad del Estado disminuye la fuerza de los criminales organizados y confió en que la adopción de nuevos esquemas jurídicas haga más ágil la actuación de la autoridad.

Por ello recalcó la necesidad de un programa integral de prevención del delito en donde participen todos los órdenes de gobierno y la sociedad civil.

"Si no hay prevención nunca sería suficiente el número de recursos humanos y financieros destinados al sistema de justicia penal; en cambio si evitamos la comisión de delitos mediante estrategias varias ese sistema tendería a despresurizarse", planteó.