<span></span>DPA
Nueva Delhi, India.- Tras el más grave atentado terrorista registrado en la India en más de un año, los investigadores trabajan ahora a toda velocidad para dar con los autores de la serie de bombas que explotó en la ciudad turística de Jaipur.
La primera ministra del Estado de Rajastán, Vasundhara Raje, dijo que hay unos primeros "indicios débiles", según informó hoy la agencia PTI. Sin embargo, añadió, de momento es demasiado pronto para determinar qué organización terrorista fue la responsable de estos hechos.

La cifra de muertos del atentado, ocurrido la tarde del martes, aumentó, mientras tanto, a 63, entre ellos varios niños, mientras que los heridos suman 118. PTI informó en base a fuentes no oficiales que los muertos serían 85.

Medios indios informaron en base a fuentes de seguridad que la forma del atentado apunta al grupo terrorista musulmán Harkut ul Jehadi Islami (HuJI) de Bangladesh. A HuJI se atribuyeron en el pasado varios devastadores atentados en Bangladesh, pero también en la India. PTI informó que ocho personas están siendo interrogadas por la policía.

La tarde del martes en el transcurso de sólo veinte minutos detonaron ocho explosivos en el casco antiguo de Jaipur. Una novena bomba fue desactivada por la policía. Se trató del primer atentado grave perpetrado en la capital de Rajastán.

El canal televisivo NDTV informó, citando a la policía, que la mayoría de las bombas estaban montadas sobre bicicletas y que los artefactos estaban rellenos del explosivo TNT y pedazos de metal para causar el mayor daño posible.

Los terroristas utilizaron despertadores como mecanismo de detonación. Varias bombas explotaron en concurridos mercados. Dos de ellas detonaron en las cercanías de templos hindúes, en los que se habían reunido numerosos fieles.

Representantes del gobierno creen que el atentado apunta a azuzar conflictos entre hindúes y la minoría musulmana. Las autoridades decretaron un toque de queda hasta la noche "como medida de precaución" en gran parte del casco antiguo de Jaipur.

También se vieron afectados por el toque de queda algunas zonas en las que están situadas las atracciones turísticas. Hasta el momento no hay datos que indiquen que entre las víctimas pudiera haber extranjeros. Debido a las altas temperaturas de hasta 40 grados actualmente no es temporada alta en Rajastán.

Una de las imágenes que más impactó hoy fue la de una niña de cuatro años esperando vendada en el hospital a que llegaran su madre y sus tías. Las cámaras de la televisión mostraron la historia de la niña una y otra vez, pero nadie le dijo a la pequeña Sumana Khan que su madre Sumera, de 26 años, está muerta, al igual que sus jóvenes tías Asma, de 16 años, y Annie, de 12.

La mayoría de las víctimas del ataque eran, como Sumana y sus familiares, gente inocente que había salido a pasear, a hacer unas compras o a visitar un templo en una de las zonas más comerciales de la ciudad.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, anunció indemnizaciones de hasta 100 mil rupias (unos mil 530 euros o 2 mil 300 dólares) para los familiares de las víctimas y la mitad de la suma para los heridos de gravedad.

El gobierno subrayó que el ministro del Exterior Pranab Mukherjee viajará la semana que viene tal como está previsto a la nueva ronda de conversaciones de paz con Pakistán. En atentados anteriores, Nueva Delhi acusaba a Islamabad de apoyar a extremistas musulmanes en sus operaciones en la India.

La Unión Europea condenó hoy duramente el ataque: "Ninguna causa, ningun agravio puede justificar actos de terrorismo". En un mensaje difundido en nombre de los 27 estados miembros, la presidencia eslovena de la UE presentó "sus más profundas condolencias a los familiares de las víctimas". "Este ataque demuestra claramente que el terrorismo es una amenaza seria para todos los estados y para todos los pueblos", añade.

También llegaron a la India mensajes de condena a los atentados y de apoyo a las víctimas desde Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón e Israel, entre otros países, informó PTI.