La huelga en los transportes franceses afecta también hoy de manera intensa al servicio ferroviario y a la red urbana en París, a pesar de la oferta de diálogo realizada en la noche del miércoles por el Gobierno.
París, Francia.- La huelga en los transportes franceses afecta también hoy de manera intensa al servicio ferroviario y a la red urbana en París, a pesar de la oferta de diálogo realizada en la noche del miércoles por el Gobierno.

Los sindicatos protestan por la intención del Ejecutivo conservador de reformar el modelo especial de acceso a la pensión de medio millón de trabajadores, entre los que figuran los de la empresa pública de ferrocarriles (SNCF) y los de la de transportes de París y su región (RATP) .

Poco después de las 7,00 horas (6.00 GMT) , las colas en las carreteras de la región parisiense alcanzaban los 277 kilómetros, ligeramente inferiores a las registradas el miércoles a la misma hora, pero igualmente notables.

El tráfico en la SNCF estaba muy perturbado, con una previsión de circulación de 150 trenes de alta velocidad de los setecientos habituales, medio centenar de trenes Corail de trescientos y un regional de cada tres.

En todo el país se ha puesto en marcha un servicio de autobuses para sustituir algunos recorridos ferroviarios, con unos 2.000 vehículos.

En París, según las líneas de metro, funcionaba uno de tres o cuatro convoyes, pero el servicio era casi nulo en dos líneas de cercanías urbanos.

El Gobierno francés envió anoche a los sindicatos una carta en la que abre un plazo de un mes para que las centrales y las direcciones de las empresas públicas afectadas por la reforma negocien una salida al conflicto. Para entonces los sindicatos ya habían decidido prorrogar veinticuatro horas el paro.