Notimex
Manzanillo, Col.- La canciller Patricia Espinosa reconoció ayer aquí que en lo que va de este año han fallecido 345 mexicanos al intentar cruzar la frontera con Estados Unidos, y admitió que el inicio de las campañas electorales en aquel país no favorece por el momento una reforma migratoria.
Aseguró que el Gobierno de México mantendrá su rechazo al muro fronterizo que, dijo, lejos de contribuir a la solución del problema lo agrava.

Admitió que el diagnóstico de la situación en Estados Unidos no es alentador para los migrantes y consideró que muertes son producto de la desviación de los flujos migratorios hacia zonas más agrestes y peligrosas.

En el 2006 murieron al menos 26 paisanos en su intento por llegar a la Unión Americana, de acuerdo con cifras oficiales.

En este encuentro, los mandatarios estatales demandaron al presidente Calderón que en el presupuesto 2008 se contemple el incremento del programa "3x1" con 500 millones de pesos para inversiones en salud, educación y cultura.

El programa consiste en que por cada peso que aporten los trabajadores migrantes, los gobiernos de los tres niveles aportarán otro peso para obras de carácter social.

Además, los gobernadores también solicitaron incluir una partida de 100 millones para proyectos productivos de migrantes, sus familias y para atender necesidades básicas de quienes fueron deportados y repatriados.

Denuncian programa

En Chicago, Illinois, la comunidad mexicana denunció ayer irregularidades, como clubes "fantasmas" de inmigrantes, en la ejecución del programa 3X1 que impulsa la Secretaría de Desarrollo Social de México en sus lugares de origen.

En una reunión de trabajo con el subsecretario de Desarrollo Social y Humano de la dependencia, Gustavo Merino Juárez, líderes de la comunidad mexicana denunciaron anomalías en la ejecución del programa para el desarrollo de localidades expulsoras de inmigrantes.

Señalaron que han detectado que presidentes municipales mexicanos inventan agrupaciones de inmigrantes con domicilio en Estados Unidos para lograr la aprobación de proyectos personales, ya que son los clubes los que avalan las obras.

Israel Rodríguez, presidente de la Confederación de Federaciones Mexicanas (Confemex) -que agrupa a los clubes y federaciones de la comunidad mexicana de Illinois- pidió investigar esta práctica deshonesta a la que recurren los alcaldes cada vez con más frecuencia.

"Las federaciones debemos ser tomadas en cuenta como filtro de las solicitudes, a fin de que las obras tengan una base social", indicó Rodríguez.

Los líderes comunitarios solicitaron además la creación de un mecanismo autónomo que permita la supervisión y continuidad de obras bajo el programa 3X1, ya que a veces los proyectos quedan inconclusos cuando un alcalde termina sus funciones.

Tras exponer varios casos de estas irregularidades en diferentes municipios mexicanos, aseguraron que tampoco se cuenta con la protección y el apoyo decidido de los gobernadores de sus estados de origen para la ejecución de este programa.

Entregaron a Merino Juárez una carta dirigida a la secretaria de la Sedesol, Beatriz Zavala Pineda, en las que exponen las irregularidades del programa 3X1 y solicitan una mayor capacitación de alcaldes para su implementación.

"Consideramos que falta sensibilidad de parte de los alcaldes, muchos desconocen el programa, otros no saben cómo aplicarlo, y otros más distorsionan su objetivo", expresó Rodríguez.

Merino Juárez informó, por su parte, a la comunidad mexicana en Illinois que la Sedesol ha solicitado un aumento en su presupuesto de 47 millones de pesos (4.3 millones de dólares) para la ampliación de programas 3X1 en 2008.

Tras considerar que es insuficiente esa cantidad ante el aumento de las necesidades de sus poblaciones de origen, los líderes comunitarios entregaron al funcionario una carta dirigida al presidente mexicano Felipe Calderón.

En la misiva, solicitan al gobernante mexicano un mayor presupuesto para el programa 3X1, que conjunta recursos de los inmigrantes y de los gobiernos federal, estatal y municipal en México.

Esos recursos son destinados a acciones de contenido social que favorezcan el desarrollo de las comunidades de origen de los inmigrantes y elevar la calidad de vida de su población.

El subsecretario mexicano anunció que en breve la secretaria de la Sedesol realizará una visita a Chicago para escuchar de propia voz de los inmigrantes las dificultades que está presentando el programa.