Sin gatitos ni palomas se queda la cantante Foto: Archivo
Londres.- La cantante Mariah Carey casi ha vuelto loco a su personal con sus extravagantes peticiones para una presentación comercial en Londres y al final se ha quedado sin lo que pedía.

La neoyorquina pidió 20 gatitos blancos y un centenar de palomas blancas para una presentación comercial en la capital británica. Los animalitos tenían que aparecer rodeando a la diva mientras ella encendía las luces de un árbol de Navidad, pero las autoridades, según informa hoy el "Daily Mail", prohibieron la presencia de los felinos y las aves alegando razones de salud y seguridad.
Londres.- La cantante Mariah Carey casi ha vuelto loco a su personal con sus extravagantes peticiones para una presentación comercial en Londres y al final se ha quedado sin lo que pedía.

La neoyorquina pidió 20 gatitos blancos y un centenar de palomas blancas para una presentación comercial en la capital británica. Los animalitos tenían que aparecer rodeando a la diva mientras ella encendía las luces de un árbol de Navidad, pero las autoridades, según informa hoy el "Daily Mail", prohibieron la presencia de los felinos y las aves alegando razones de salud y seguridad.

No obstante, la cantante tendrá glamour suficiente. Un Rolls Royce llevará a la estrella hasta el centro comercial.

Según la información, la elección del vehículo ha sido modificada en seis ocasiones, pues desde hace días no hay acuerdo sobre el cuál sería el coche adecuado. Carey no quería subirse a otro coche que no fuese su limusina de lujo Maybach, que había sido trasladada ex profeso en avión.

Además, la cantante llegó a una entrevista con una televisión con más de una hora de retraso y pidió todavía tiempo para escoger la ropa adecuada.

Carey presentará en el centro comercial su nuevo perfume "Forever", así como su duodécimo álbum de estudio "Memoirs Of An Imperfect Angel", que sale a la venta el próximo 4 de diciembre.

Para la presentación que tiene lugar hoy fueron seleccionados los elementos preferidos de la artista como el confeti en forma de mariposas, una alfombra rosa en lugar de roja y luces centelleantes sobre el escenario.

Con más de 200 millones de discos vendidos, Carey figura entre las cantantes más exitosas comercialmente del momento.