Rosendo Zavala
Ramos Arizpe.- A la indignación de los usuarios del Aeropuerto Internacional Plan de Guadalupe por la huelga en la única línea aérea con vuelos nacionales, se sumó el desconcierto cuando sin previo aviso la terminal aérea se vio invadida de agentes policiacos.
Las dinámicas arrancaron con la activación del Código Rojo en punto de las 10:36 horas, cuando se anunciaba el supuesto secuestro de un avión en el aeropuerto, desencadenando la alerta general de las autoridades, quienes acudieron de inmediato al llamado.

Sin embargo, cuando los agentes de las policías Ministerial, Estatal, Federal y Preventiva, así como de la AFI y el DIPRET llegaron al sitio de la supuesta contingencia, se encontraron con la novedad de que se trataba de un simulacro.

Una vez enterados de la situación prevaleciente, los presentes accedieron a participar en el evento que se retrasó más de lo debido, ya que varios de los convocados que sí sabían de las actividades tardaron en llegar para ocupar su posición en el acto.

Minutos más tarde, la noticia de que un hombre estaba muerto en la pista de aterrizaje alertó a los presentes, quienes buscaron entrar a las instalaciones aeroportuarias a como diera lugar, mientras los encargados del acceso principal les negaban el paso de manera tajante.

Poco después, los policías se percataron de que el anuncio era parte de la misma movilización y prefirieron relajarse, dejando que pasaran los minutos para luego proceder a la actividad, cuando por fin quedó todo en orden.

A las 11:08 horas los efectivos policiales pudieron hacer la entrada "oficial" al área de pistas del aeropuerto, donde simularon estar defendiendo la integridad de los pasajeros secuestrados, en una movilización que se dio por concluida en punto de las 12:05 horas.

El director de Servicios Aeroportuarios, José Vega Bautista, manifestó que todo salió como se tenía planeado, pero muchos de los participantes opinaron lo contrario.