Universal
Juchitán, Oax.- Un sismo de 6.6 grados en la escala de Richter, con epicentro en las cercanías del poblado zapoteca de Unión Hidalgo, causó pánico y alarma entre la población y daños en 40 viviendas, 30 escuelas y seis iglesias de ocho municipios del Istmo de Tehuantepec, así como la suspensión de las operaciones de la refinería Antonio Dovalí Jaime, del puerto de Salina Cruz.
El temblor ocurrió a las 6:50 horas y según el Servicio Sismológico Nacional (SSN), tuvo una duración de 34 segundos y se sintió en Chiapas, Tabasco, Veracruz, Puebla, estado de México, Guerrero y Distrito Federal.

En la ciudad de Oaxaca, los 36 sensores y 10 bocinas del sistema de alarma sísmica no funcionaron. Martín Vela, titular de Protección Civil, justificó que aquéllos no se dispararon debido a que la intensidad del fenómeno bajó en la capital del estado.

El SSN explicó que la región en donde se localizó el sismo, la placa de Cocos subduce por debajo de la placa de Norteamérica a una razón de aproximadamente 6.8 centímetros al año.

Sin servicios

De acuerdo con un recorrido de EL UNIVERSAL, el remezón afectó el suministro eléctrico y la telefonía, lo que provocó apagones e incomunicación en varios lugares de Oaxaca y Chiapas.

En el palacio municipal y la iglesia de Santa Catalina de Siena, del siglo XVII, ambos inmuebles sufrieron cuarteaduras, al igual que la iglesia de San Sebastián, de Santo Domingo Tehuantepec. Aquí, el alcalde tehuano, Diego Santos, indicó que sufrió averías la escuela primaria Juana C. Romero, y hubo desperfectos leves en la catedral y el local del DIF.

En el puerto de Salina Cruz, el sismo provocó el paro técnico de las dos calderas que alimentan con vapor y energía las 26 plantas de la refinería Antonio Dovalí Jaime, informó Federico González, vocero de la refinería. Por el paro de las dos calderas, Pemex dejó de producir ayer 297 mil barriles de gasolinas.

En Asunción Ixtaltepec, el mercado Jesús Rasgado se agrietó y fue necesario evacuar a las mujeres comerciantes, mientras que en Mixtequilla, surgieron dos grietas de 150 metros, y en Unión Hidalgo se cuarteó la iglesia de San Isidro, así como tres escuelas primarias, por lo que suspendieron sus labores, y daños en unas 13 casas.

En San Dionisio del Mar, varias viviendas presentan caída de morillos, tejas y bardas, así como la ruptura de los ventanales de las dos escuelas secundarias. En Niltepec y Zanatepec, municipios de la zona oriente, reportaron daños a casas habitación y en las iglesias, y en esta ciudad juchiteca hubo daños en el palacio municipal, el desplome de tejas en viviendas; en Matías Romero, se cayó una barda.

Sólo el susto

Sólo crisis nerviosas y un fuerte susto entre la población fue el saldo del sismo que se resintió en el Distrito Federal. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública y la Dirección de Protección Civil, no hubo pérdidas humanas ni materiales, además no se presentaron llamadas de auxilio.

En Veracruz, Tabasco y la zona de Costa Chica guerrerense, hubo pavor entre la población al sentir el movimiento. (Con información de Alberto López, Genaro Altamirano, Natalio Bernal, Érick Viveros, Roberto Barboza, Juan Cervantes, Fredy M. Pérez, Oscar Gutiérrez, Nurit Martínez y Fernando Martínez)