Vanguardia.com.mx
El pasado 8 de septiembre, con el propósito de alcanzar ahorros por 80 mil millones de pesos que se destinarían al combate a la pobreza, el presidente puso en manos del Poder Legislativo la suerte de las Secretarías de Turismo (Sectur), Reforma Agraria (SRA) y Función Pública (SFP), con la propuesta de eliminarlas y transferir sus funciones a otras dependencias.
México, D.F..- Con el voto de diez priistas, perredistas y del Partido Verde, el Senado rechazó en comisiones la propuesta presidencial de desaparecer a las secretarías de Turismo, Reforma Agraria y de la Función Pública debido a que consideró que "no implica beneficios significativos para la acción de gobierno ni para el ahorro de recursos económicos".

Seis panistas intentaron, hasta el final, prolongar la decisión de las comisiones unidas de Gobernación y Estudios Legislativos, con el razonamiento de que era necesario contar con mayor información, como explicaron Alejandro Zapata y Felipe González.

Sin embargo, la oposición ostensible de los perredistas Pablo Gómez y Silvano Aureoles, secundada por priistas y el Partido Verde frustró el intento panista.

De este modo, el Senado decidió mantener vivas las tres secretarías que el presidente Felipe Calderón pretendía cerrar.

El pasado 8 de septiembre, con el propósito de alcanzar ahorros por 80 mil millones de pesos que se destinarían al combate a la pobreza, el presidente puso en manos del Poder Legislativo la suerte de las Secretarías de Turismo (Sectur), Reforma Agraria (SRA) y Función Pública (SFP), con la propuesta de eliminarlas y transferir sus funciones a otras dependencias.

Cuando Calderón expresó que el paquete económico 2010 buscaría afrontar la gravedad de las circunstancias económicas del país, propuso "una verdadera transformación y reducción en las estructuras del gobierno y un cambio en la manera de hacer las cosas, respetando escrupulosamente los derechos de los trabajadores".

En ese entonces el mandatario lo calificó como "un ajuste drástico y sin precedentes en el ejercicio del gasto público", el cierre de las mencionadas secretarías dejaría las tareas turísticas a Economía, como ocurre en países "con fuerte tradición" en esa actividad: España, Francia y Canadá.

Las actividades de la Reforma Agraria se repartirían entre las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y la de Agricultura (Sagarpa).

En el proyecto presidencial, las tareas de la Secretaría de la Función Pública quedarían a cargo de una Contraloría General de la Federación que dependería directamente de Presidencia.

Con la idea de "hacer más con menos", Calderón se proponía alcanzar 80 mil millones de pesos en ahorros gracias a la clausura de las dependencias y al recorte en los gastos de embajadas y representaciones en el extranjero; viáticos, gastos de representación, asesorías y consultorías.

Con información del Excélsior