Notimex
La violencia de género sólo podrá abatirse con medidas a futuro que contemplen la educación desde la infancia, considero el académico español Iñigo Ortíz de Urbina.
El profesor de la Universidad Cumplutense de Madrid dijo que para contrarrestar la inercia de un país machista como México se deben diseñar políticas preventivas que vayan a la par de las medidas penales.

El especialista puso como ejemplo los delitos que se cometen como resultado de condiciones de marginación que sin embargo, "más policías y cárcel no tienen qué ver con la pobreza y la desigualdad social".

Durante su conferencia magistral "Constitucionalidad y eficacia de la leyes de violencia de género: El caso España", Iñigo Ortiz subrayó que no se deben de dejar de lado las acciones penales, pero que debe legislarse para que tengan el mismo nivel que las políticas públicas.

Reiteró que la perspectiva de género debe ser un tema que se aborde desde la educación durante la infancia, "para hacer todo hacia el futuro y nada en el presente".

En la conferencia organizada por la Suprema Corte Justicia de la Nación (SCJN), puntualizó que la política criminal debe operar por varios frentes y de forma simultánea.

Consideró que algunas sanciones que establece la ley para el acceso a las mujeres a una vida libre de violencia contiene conceptos que podrían ser taxativos, como las miradas lascivas.

A pregunta expresa sobre si esta conducta puede medirse, expuso que actos no medibles pueden generar problemas de aplicación de la norma penal.

Puso como ejemplo el caso de Estados Unidos, país que también sanciona las miradas de este tipo, y que para resolver de alguna forma el problema de la subjetividad las acompañó de gestos, injurias y la posibilidad de medirlo en segundos, lo que no garantiza que este acto sea objetivo.