El coach del equipo campeón de la NFL, Mike Tomlin, no quiso hablar sobre la lesión de su quarterback. Los médicos checaron la parte trasera del pie tras la lesión, una indicación de que la lesión podría ser en el talón de aquiles o del tobillo.
Pittsburgh, EU.- El quarterback Ben Roethlisberger viajó con los Acereros de Pittsburgh para el partido de este fin de semana en Washington, una señal de que la lesión del pie derecho del pasador no es tan seria.

El equipo no dio a conocer nada acerca de la lesión que obligó a Roethlisberger a dejar la práctica el jueves, pero se ha indicado que la lesión es menor.

Se espera que Roethlisberger no juege hoy en el partido de exhibición ante los Pieles Rojas de Washington. La lesión se dio el jueves cuando el tackle izquierdo de la línea ofensiva de los Acereros, Max Starks, pisó el pie del pasador ante la presión del Defensivo del Año en 2008, James Harrison.

El coach del equipo campeón de la NFL, Mike Tomlin, no quiso hablar sobre la lesión de su quarterback. Los médicos checaron la parte trasera del pie tras la lesión, una indicación de que la lesión podría ser en el talón de aquiles o del tobillo.

A Roethlisberger se le colocó una bolsa de hielo en el pie el resto de la práctica, pero no dejó el campo y siguió observando a sus compañeros, y al final del entrenamiento se unió al resto del equipo en el medio campo para la reunión final.

Aún después de la lesión, Roethlisberger "trabajó" como coach de tercera base durante el tradicional partido de softbol al término de cada práctica de los jueves por la noche, entre ofensiva contra defensiva.

Sus compañeros no se mostraron preocupados por la lesión, y algunos bromearon con él luego de dejar el campo en un carrito de golf.

"Sin embargo uno nunca quiere ver lesionado a su quarterback", dijo Starks.

Roethlisberger llevó a los Acereros a su segunda victoria en un Super Bowl en cuatro años.

En la actual pretemporada jugó solamente dos series ofensivas en el primer partido de exhibición contra Arizona.