Arturo Estrada
Saltillo, Coah.- A razón que la pena que alcanzaría el ex funcionario Manuel Gómez Parra, presunto responsable del fracaso del Distribuidor Vial Revolución de Torreón sería "mínima", la Procuraduría General de Justicia del Estado va a solicitar la reparación del daño, lo que representaría varios millones de pesos.
Y es que la sanción más alta que puede alcanzar sería cárcel por cuatro años, y sería permutable por una multa inferior al millón de pesos, dijo el titular de la PGJE, Jesús Torres Charles, quien adelantó que para marzo de 2008 ya esté cerrado el caso.

"El auto ya se le dictó, ahora está en desahogo de pruebas, hay que llevar diferentes audiencias, y por último se le citará (a Manuel Gómez) para la sentencia", expuso.

Si bien la sanción penal puede ser conmutada por la multa, se ha decidido que el ex funcionario debe responder por la reparación de los daños, recordando que son por el orden de los 240 millones de pesos.

Habrá doble castigo

"La multa de sanción que nosotros pondremos es independiente de la que pudiera poner la Secretaría de la Función Pública. La reparación del daño sería por varios millones de pesos, y tenemos que pedirla o habrá cárcel, cerca de cuatro años de prisión", agregó.

Por el tipo de delito que se persigue no procede la prisión preventiva. Además se va a ver si la persona reúne lo necesario para lograr un beneficio, si no alcanzaría una penalidad más severa.

El distribuidor se inauguró en enero de 2004 por el entonces gobernador Enrique Martínez y Martínez, en su momento se promovió como lo último en arquitectura, materiales y resistencia. Dos años después se anunció su inminente demolición por problemas estructurales.