Los Angeles, EU.- Britney Spears y Kevin Federline tenían previsto comparecer el viernes en un tribunal para intentar llegar a un acuerdo en relación con la custodia de sus hijos.
Se anticipa que el abogado de Spears argumentará por la mañana que la estrella del pop ha cumplido las órdenes de la corte y debe recuperar la custodia compartida que perdió a principios de mes. La cantante y su ex esposo comparecerían al final del día.

El juez del Tribunal Superior Scott Gordon, quien ha dicho tener evidencia de que Spears consume drogas y alcohol ``habitual, frecuente y continuamente'', le quitó el derecho de visitar a sus dos hijos argumentando que no cumplió algunas condiciones de la custodia compartida.

Más tarde levantó la prohibición y le permitió ver a Preston, de 2 años, y Jayden James, de 1, pero sólo ante la presencia de un supervisor aprobado por la corte. La orden de Gordon fue dura y ambigua.

Spears debía someterse a pruebas aleatorias de drogas y alcohol y reunirse semanalmente con un asesor de padres que le reportaría al tribunal sobre sus habilidades de madre. Spears y Federline también tienen prohibido hacer comentarios despectivos el uno del otro en frente de los niños y recurrir al ``castigo corporal'' para disciplinarlos.

Ambos deben completar la clase del tribunal ``Padres sin conflicto''.

La batalla por la custodia ha transcurrido bajo la luz pública.

Paparazzi y sitios web de farándula han reportando cada movimiento de la otrora pareja y han mostrado imágenes de Spears conduciendo con sus hijos y un supervisor en Beverly Hills.

El jueves, otro abogado de la cantante presentó una declaración de inocencia en su nombre por un cargo menor de conducir sin una licencia válida.

Michael Flanagan dijo que Spears recientemente obtuvo un permiso de conducir en California y que espera el cargo sea desestimado.

En la misma audiencia, un juez del Tribunal Superior anuló una acusación contra Spears por darse a la fuga de un choque, derivada de un accidente del 6 de agosto. Flanagan dijo que su cliente le pagó un monto no revelado a la mujer cuyo auto chocó en un estacionamiento de Studio City.