Una colección de 18 cartas que el cómico británico Stan Laurel, componente más delgado del famoso dúo "El Gordo y el Flaco", envió a una seguidora durante diez años, se vendió hoy por unos 5.860 dólares en una subasta en Edimburgo (Escocia).
Londres, Inglaterra.- Este lote, que incluye además tres fotografías firmadas, forma parte de la correspondencia que Laurel intercambió, desde 1952 y hasta 1962, con Walterina Hunter, a la que confesó lo mal que se sintió tras el fallecimiento en 1957 de su compañero "el Gordo", el estadounidense Oliver Hardy.

"Me apenó mucho la muerte de mi querido compañero y amigo, y la razón por la que no fui a su funeral es porque el médico me lo recomendó", explica en una de esas cartas "el Flaco", quien sufrió un ataque de nervios poco después de conocer el deceso de Hardy.

"Ya no visito los estudios (de cine) porque no conozco a nadie allí y me sentiría como un extraño", añade Laurel en un tono que refleja la soledad a la que le sumió la desaparición de su compañero, con quien protagonizó decenas de películas tanto mudas como sonoras que les convirtieron en iconos de los albores del cine.

Algunas de las cartas, ofrecidas al mejor postor por la firma Lyon & Turnbull, están escritas en papel con membrete de lujosos hoteles en los que se hospedaba Laurel (1890-1965) durante las giras del dúo.

Otras misivas fueron enviadas desde el domicilio particular del propio cómico en California (EU).

Según Alex Dove, experta en literatura de Lyon & Turnbull, la relación por carta, que en un principio comenzó como la habitual entre ídolo y seguidor, acabó convirtiéndose en algo mucho más personal e íntimo.

En sus cartas, Laurel "habla de todo, desde sus enfermedades, hasta sus viajes por América, pasando por sus mudanzas de casa, su relación con Oliver Hardy y los regalos que se hacían él y la señora Hunter", comentó Dove.

"Ambos construyeron una sólida amistad y eso se reflejaba en el contenido de las cartas. Él sacaba tiempo para sentarse a escribirle dondequiera que estuviera", añadió la experta.

Laurel y Hunter sólo se encontraron físicamente una vez, en 1954, cuando el cómico envió entradas al domicilio de la mujer, un ama de casa corriente y moliente, para que ésta fuera a verle a él y a Hardy (1892-1957) en una actuación en Edimburgo.

"El Gordo y el Flaco" es cómo se llamó en español a este famoso dúo cómico, cuyo nombre varía según el idioma y que en los países de habla inglesa se conoce como "Laurel & Hardy".