Los ingresos personales aumentaron en 0,4% en enero, en un reflejo parcial de los ajustes del costo de vida concedido a millones de beneficiarios de pensiones del Seguro Social. Pese a eso, fue mejor del 0,2% pronosticado por los economistas.
Washington, EU.- Después de haber descendido en montos récord durante seis meses consecutivos, el gasto del consumidor estadounidense subió en enero, impulsado por un aumento en las compras de alimentos y otros artículos no duraderos, pero se prevé que el incremento podría ser fugaz, debido a todos los problemas que afectan a la economía.

El Departamento de Comercio dijo el lunes que el gasto del consumidor aumentó un 0,6% en enero, aún más del 0,4% de aumento pronosticado por los economistas.

Los ingresos personales aumentaron en 0,4% en enero, en un reflejo parcial de los ajustes del costo de vida concedido a millones de beneficiarios de pensiones del Seguro Social. Pese a eso, fue mejor del 0,2% pronosticado por los economistas.

La tasa de ahorro personal aumentó 5%, el mayor nivel desde 1995, mientras los consumidores continuaban ahorrando más sus ingresos en medio del empeoramiento de la recesión.

El aumento de 0,6% del gasto siguió a un récord de seis descensos mensuales consecutivos, incluyendo una baja del 1% en diciembre, cuando los minoristas experimentaron su peor temporada de fiestas de fin de año en por lo menos cuatro décadas.

El ascenso registrado en enero fue engrosado por un marcado aumento de 1,3% en las compras de artículos no duraderos, encabezadas por un mayor gasto en alimentos. Los productos duraderos tuvieron una ligera alza del 0,1%, en momentos en que los estadounidenses volvieron a abstenerse de comprar automóviles u otros productos de gran valor.

Aunque el aumento de 0,6% del gasto del consumidor fue el más grande desde mayo, los analistas no prevén que el ritmo continúe en medio de una recesión que ya se ha convertido en la más prolongada en un cuarto de siglo.

El descenso del gasto del consumidor ha sido un factor clave en la gravedad de la recesión. El gobierno informó la semana pasada que la economía en conjunto, reflejada en el Producto Bruto Interno, se redujo en una tasa anual del 6,2% en los últimos tres meses de 2008. Es la caída más marcada en casi 26 años.

El gasto del consumidor, que constituye 70% de la actividad económica, bajó a una tasa anual de 4,3% en el cuarto trimestre, su peor descenso desde el segundo trimestre de 1980.