Foto: Archivo
Roberto González/La Jornada
El aumento en el monto de la deuda interna del gobierno federal ocurrió aun cuando desde el comienzo de la actual administración federal los poderes del Estado han contado con presupuestos crecientes y, al menos hasta el primer trimestre de 2008, las arcas públicas dispusieron de ingresos mayores por la exportación de petróleo crudo.
México, D.F. .- La administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa alcanzó el récord de incrementar el saldo de la deuda interna del gobierno federal a un ritmo de poco más de mil millones de pesos diarios, incluidos fines de semanas y feriados, de acuerdo con información oficial.

El saldo en circulación de instrumentos de la deuda interna del gobierno federal alcanzó al comienzo de este mes 2 billones 782 mil 303 millones de pesos, cantidad que representó un crecimiento de 63.4 por ciento respecto del inicio del gobierno, según datos del Banco de México y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, citados esta semana en un reporte de Banamex, el segundo grupo financiero del país.

La cantidad considera únicamente la deuda colocada en el mercado financiero local por el gobierno federal a través de la emisión de Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes), Bonos de Desarrollo (Bondes), Bondes D, Udibonos (instrumento con valor indexado a la inflación) y de Bonos M (instrumentos que se negocian sobre todo en grandes volúmenes y a largo plazo).

El aumento en el monto de la deuda interna del gobierno federal ocurrió aun cuando desde el comienzo de la actual administración federal los poderes del Estado han contado con presupuestos crecientes y, al menos hasta el primer trimestre de 2008, las arcas públicas dispusieron de ingresos mayores por la exportación de petróleo crudo.

Expectativa de inversionistas

El monto de la deuda y la capacidad del sector público para financiarla están en el centro de la revisión que las calificadoras internacionales realizan del perfil de pagos del gobierno, una vez que fue aprobado el paquete económico para 2010, opinaron analistas.

Rodolfo Campuzano Meza, analista de Invex Grupo Financiero, dijo ayer que los inversionistas con intereses en el país están a la expectativa de que las calificadoras emitan alguna opinión, luego de que concluyan las negociaciones del paquete fiscal en el Congreso. Aparentemente una gran mayoría asume que no habrá un deterioro significativo.

"Desde nuestro punto de vista, la solución que surja del Congreso no debería satisfacer a las calificadoras. A final de cuentas no se está llevando a cabo una reforma de fiscal de fondo. No hay una ampliación de la base gravable, se aumentan impuestos y permanece alta la dependencia del precio al que vendemos una cantidad de petróleo cada vez menor", indicó.

Un despacho de la agencia Reuters en Nueva York dio cuenta de que Standard & Poor's anticipó este martes que está considerando el perfil fiscal y de deuda de mediano plazo de México, y no sólo su déficit presupuestario de 2010, para decidir si recorta o no la calificación de la deuda emitida o avalada por el gobierno mexicano. La agencia calificadora dijo en un comunicado que revisa las medidas finales asociadas al presupuesto que fueron aprobadas por el Congreso en las primeras horas del martes, ytambién las perspectivas de crecimiento del país.

Desde diciembre de 2006 hasta noviembre de este año, el monto en circulación de instrumentos de la deuda interna pública aumentó de un billón 702 mil 665 millones de pesos a 2 billones 782 mil 303 millones de pesos, un crecimiento de 63.4 por ciento.

En ese periodo el saldo de la deuda se incrementó en un billón 79 mil 638 millones de pesos, cantidad que, para efectos comparativos, representa un ritmo de endeudamiento de mil 28 millones de pesos por día, desde el comienzo del actual gobierno y a la fecha.

La deuda interna gubernamental no incluye los pasivos a cargo del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), organismo encargado de administrar el costo del rescate bancario de 1995.

Los mismos datos del banco central citados por Banamex dan cuenta de que a noviembre de este año la deuda colocada por el IPAB en el mercado local alcanzó 752 mil 110 millones de pesos, 26.7 por ciento más que en diciembre de 2006, cuando se situó en 593 mil 463 millones de pesos.

La suma de la deuda interna del gobierno federal y la emitida por el IPAB llegó al empezar este mes a 3 billones 536 mil 230 millones de pesos, cuando al comienzo del gobierno era de 2 billones 407 mil 846 millones de pesos.

El monto que alcanzaron ambos pasivos es comparable al presupuesto federal aprobado la madrugada del martes por la Cámara de Diputados para 2010, que suma 3 billones 176 mil 332 millones de pesos, el más alto en la historia del país.