Bolivia.- Dirigentes civiles y constituyentes del departamento de Chuquisaca (sur de Bolivia) rechazaron este miércoles la decisión del Congreso de facultar a la Asamblea Constituyente para trasladarse a otra ciudad, tras la violencia del fin de semana en Sucre que dejó tres muertos.
La ley de 2006 que dio origen a la Constituyente fijó a Sucre como sede de sus funciones, pero ahora el Parlamento, con presencia mayoritaria del oficialismo, abrió la posibilidad de que trabaje en cualquier punto del país que decida su presidenta, Silvia Lazarte.

El objetivo de esta medida es que la Asamblea pueda finalizar su trabajo (tiene plazo hasta el 14 de diciembre), suspendido en Sucre desde el 15 de agosto debido a las constantes protestas frente a su sede.

El líder civil Jhon Cava dijo este miércoles a la AFP: "Rechazamos la decisión del Congreso, porque es ilegal". Además, anunció que los comités cívicos evaluarán en las próximas horas qué decisiones toman frente a la medida parlamentaria.

"Se siguen dando insumos de enfrentamiento y violencia; al gobierno (de Evo Morales) no le interesa la unidad al país, sino su proyecto político", afirmó.

Sucre se sumó a la protesta de seis de los nueve departamentos bolivianos contra el presidente Morales por la aprobación inconsulta de un proyecto de Constitución por parte del oficialismo -que derivó en protestas con saldo de tres muertos- y por un proyecto de ley que recorta recursos de los departamentos.

En Sucre el paro se cumple de manera pacífica, en contraste con la sangrienta rebelión popular del fin de semana.

Casi la totalidad de las oficinas públicas y privadas cerraron sus puertas por la jornada de paro, y el comercio al menudeo suspendió sus labores.

El casco viejo de la ciudad -que aún guarda preciosas construcciones de su fundación en el siglo XVI- y barrios marginales están paralizados y apenas se ven algunos vecinos caminar por sus calles y avenidas.

Sucre espera sin incidentes ni disturbios mayores el retorno de la Policía, que se replegó el domingo a la ciudad vecina de Potosí durante la violencia social en que la turba destruyó la mayoría de sus instalaciones.