Hasta el momento se han señalado quince penaltis, de los que nueve han terminado en gol y seis han sido parados o fallados. Foto: AP
El Universal
De las quince penas máximas que se han señalado en lo que va de la competencia, seis de ellas han sido falladas
Johannesburgo, Sudáfrica.- El español Xabi Alonso, el paraguayo Oscar Cardozo y el ghanés Asamoah Gyan se han sumado a la lista de jugadores que han fallado penaltis en el Mundial y han contribuido a romper las estadísticas de la competición, ya que los fallos llegan al cuarenta por ciento de los lanzamientos.

Hasta el momento se han señalado quince penaltis en los sesenta primeros partidos del Mundial, de los que nueve han terminado en gol y seis han sido parados o fallados.

La historia de la clasificación para las semifinales que disputarán Holanda y Uruguay, por un lado, y Alemania y España, por otro, viene marcada por el fallo en el total de los lanzamientos que se han realizado en cuartos de final.

En el último minuto de la prórroga del partido Uruguay-Ghana, el delantero Asamoah Gyan, que había lanzado y marcado con anterioridad dos penas máximas, envió el balón al larguero de la meta de Fernando Muslera, lo que dio paso a la tanda de penaltis en la que se decidió la clasificación de los uruguayos para las semifinales.

Casi tan intensos como ese fueron los penaltis del Paraguay-España. Primero lanzó el paraguayo Cardozo e Iker Casillas detuvo el lanzamiento, lo que le convierte en uno de los dos porteros de la historia mundialista que ha parado dos penaltis, ya que con anterioridad le detuvo uno al irlandés Ian Harte en 2002.

Fue casi a mitad de la segunda parte y prácticamente en la jugada inmediata hubo un penalti a favor de España. Xabi Alonso lanzó y marcó, pero el árbitro ordenó que se repitiera la pena máxima y en esta ocasión el portero paraguayo, Justo Villar, atajó el disparo.

España se lleva la palma de penaltis fallados puesto que de los seis que no entraron, dos corren por cuenta de esta selección, el que falló Alonso ante Paraguay y uno que había desperdiciado David Villa contra Honduras, al lanzar el balón fuera.

Los otros dos penaltis los malograron el alemán Lucas Podolski y el danés Jon Dhal Tomasson, aunque en el rechace del portero la pelota acabó en gol.

Aunque la noticia de este torneo es el elevado número de fallos desde los once metros, también hay nueve lanzamientos que acabaron en gol, dos de ellos por cuenta del ghanés Asamoah Gyan.

El resto de los penaltis han sido transformados por Forlán (Uruguay), Blanco (México), Iaquinta (Italia), Ayegbeni (Nigeria), Eto,o (Camerún), Donovan (Estados Unidos) y Vittek (Eslovaquia).

La historia de los penaltis en el actual torneo se completa con las dos series que han definido una eliminatoria, la primera en los octavos de final y la segunda en cuartos.

En octavos de final la selección de Paraguay derrotó a la de Japón al transformar los jugadores paraguayos todos sus lanzamientos por medio de Edgar Barreto, Lucas Barrios, Cristian Riveros, Nelson y Oscar Cardozo, el futbolista que dio el pase definitivo a Paraguay y que falló ante España. El fallo del japonés Komano dejó sin opciones a su selección.

El otro duelo decidido de esta forma fue el Uruguay-Ghana, en el que marcaron por parte uruguaya Diego Forlán, Mauricio Victorino, Andrés Scotti y Sebastián Abreu, que batió en parábola al meta ghanés, mientras que falló Maximiliano Pereira. Ghana malogró dos de sus penaltis, detenidos con brillantez por el meta uruguayo Fernando Muslera.