Cuatro equipos sudamericanos pondrán el alto el nombre de los latinos en cuartos de final
 El futbol sudamericano, con cuatro equipos entre los ocho mejores del Mundial, festeja ahora su participación en un torneo del que se adueño por completo y al que ha convertido en una Copa América reforzada por algunos invitados ilustres europeos y la selección africana de Ghana.

Sudamérica es como confederación, la gran ganadora del Mundial y con independencia de que una de sus selecciones tenga la posibilidad de levantar la Copa al final, nadie niega es que en lo colectivo el trofeo ya está en poder del futbol sudamericano.

Cuatro de los diez afiliados de la Confederación Sudamericana de Futbol (CONMEBOL) están en los cuartos de final del torneo y, además, todos ellos tienen la posibilidad de alcanzar las semifinales, puesto que no hay enfrentamientos directos.

Uruguay se mide con Ghana y Brasil con Holanda. Los vencedores se enfrentarán en una de las semifinales. Por la otra parte del cuadro se enfrentan Argentina y Alemania y el vencedor jugará contra el que supere el encuentro entre Paraguay y España.

Existe, pues, la posibilidad real, aunque sea muy difícil de que una de las semifinales sea Uruguay-Brasil y la otra Argentina- Paraguay.

Más allá de las cábalas al respecto, el análisis del futbol sudamericano en este Mundial pasa por los excelentes resultados de todas las selecciones que permanecen en la competición e incluso por el buen papel completado por Chile, la única que fue eliminada en octavos al caer precisamente ante Brasil.

Los argentinos han sido, en cuanto a resultados, los mejores. Han ganado los cuatro partidos que han disputado y en todos ellos fueron protagonistas.

Suya fue la iniciativa y el control del juego ante Nigeria (1-0), Corea del Sur (4-1) y Grecia (2-0) y nadie discute la hegemonía del equipo de Diego Maradona, con una tendencia que se ratificó en los octavos de final ante México, donde más allá del gol concedido a Carlos Tévez, la selección también dominó el partido.

Brasil hizo siete puntos tras ganar a Corea del Norte y Costa de Marfil y no pasar del empate con la selección de Portugal en un partido de fuerzas parejas, pero condicionado por la circunstancia de que la igualada clasificaba a ambos equipos.

Quizá con la victoria por 3-0 ante Chile mostró Brasil en octavos de final la mejor de sus imágenes hasta ahora, lo que le convierte, al igual que a Argentina, en un firme candidato al título mundial.

Uruguay afrontó un grupo muy duro, en el que también sumó siete puntos gracias a un valioso empate con Francia en su debut, tras el que el equipo de Oscar Tabárez dio un golpe importante sobre la mesa al golear al equipo anfitrión, Sudáfrica (0-3).

La victoria ante México, en un encuentro en el que al equipo le bastaba con el empate, ratificó las aspiraciones uruguayas, un equipo que dio un paso adelante y que mostró una gran fortaleza en su encuentro de octavos contra la comprometida Selección de Corea del Sur.

Paraguay tan sólo sumó cinco puntos, pero el empate de la jornada inicial ante la Selección italiana que defendía el título en Sudáfrica, puso al conjunto paraguayo en la órbita del Mundial.

La victoria ante Eslovaquia dio mucha tranquilidad y el pase llegó tras una igualada ante Nueva Zelanda a cero goles. En el partido de octavos, ante la Selección japonesa que había causado una gran impresión, fueron los penaltis los que dieron suerte a los paraguayos también tras un encuentro sin tantos.

La Conmebol completó su presencia en el Mundial con Chile, que también se clasificó para octavos como segunda en su grupo, tras haber ganado a Honduras y Suiza y perdido con España, antes de caer con Brasil, por lo que todos los equipos superaron la primera fase y los cinco representantes del futbol sudamericano están entre los dieciséis mejores del mundo.