El Universal
Según un informe de la Cepal, el mismo porcentaje de mujeres latinoamericanas enfrenta violencia física
Hasta 40% de las mujeres en la región esvíctima de violencia física y en algunos países, cerca de 60% sufreviolencia emocional, señala un estudio de la Comisión Económica paraAmérica Latina y el Caribe (Cepal) sobre la violencia contra de lamujer.

En México, 40% de las féminas dicen haber sufrido violencia emocional.El informe ¡Ni una más! Del dicho al hecho: ¿Cuanto falta por recorrer?muestra datos preocupantes de la violencia de género. El documentoforma parte de las actividades de lanzamiento del capítulo regional dela campaña global "Unete para poner fin a la violencia contra lasmujeres".

Esta iniciativa fue lanzada por el Secretario General de NacionesUnidas, Ban Ki-moon, en febrero de 2008 y busca prevenir y eliminar laviolencia en contra de las mujeres y niñas del mundo.

Las formas de violencia son muchas: "maltrato de la pareja,femicinidio, violencia contra menores de edad, acoso y violenciasexual, trata de blancas, violencia institucional, y la violenciadiscriminatoria contra mujeres migrantes, indígenas yafrodescendientes,", según la Cepal.

Aunque la información regional al respecto es deficiente y loscriterios para definir el concepto de violencia varían, se puedendelinear algunas tendencias a partir de encuestas nacionales dedemografía y salud.

Según un boletín de Cepal, la violencia física sufrida por las mujeresva desde golpes hasta agresiones severas con amenazas de muerte,acompañada por una fuerte violencia psicológica y, muchas veces,también sexual.

Un 45% declara haber recibido amenazas de sus parejas, y entre 5% y 11%de las mujeres dice haber sido víctima de violencia sexual.

La violencia emocional es la más frecuente, señala el informe. EnColombia y Perú, por ejemplo, los casos superan 60%, mientras que enBolivia y México llegan a casi 40%. Este tipo de agresión se refiere almaltrato psicológico (insultos, descalificaciones, humillaciones yburlas, entre otros) y a los medios de dominación que utiliza elagresor para controlar el tiempo, la libertad de movimiento y loscontactos sociales de la mujer.

En algunos países, la violencia económica - el control sobre el uso deldinero - puede llegar a afectar a un tercio de las mujeres.

Erradicar la violencia contra la mujer debe convertirse en un objetivocentral de las agendas públicas, ya que se trata de un problema dederechos humanos y es un obstáculo para el desarrollo del país, señalael informe.

A pesar de los notables avances en normativas internacionales ylegislaciones nacionales que protegen los derechos de la mujer, elestudio consigna que existen serias deficiencias en la aplicación delas normas, en la provisión de servicios y en el acceso a la justiciapor parte de las víctimas.

Tampoco se han destinado suficientes recursos a la prevención, sancióny erradicación de todas las formas de violencia contra la mujer, agrega