La selección sub 17 de Suiza conquistó hoy un histórico primer título mundial para el fútbol de su país al imponerse en Abuya a la anfitriona y defensora del cetro Nigeria por 1-0, en la final del certamen ecuménico de la categoría.
El gol de la victoria fue conquistado de cabeza por Haris Seferovic, a los 63 minutos.

El conjunto dirigido por Dany Ryser fue un merecido campeón tras una espectacular campaña, que incluyó victorias sobre Brasil, Alemania e Italia, tres "gigantes" del fútbol mundial.

Hoy, ante 64.000 hinchas adversarios en el estadio Nacional de Abuya, Suiza jamás perdió el orden y con un juego compacto y pragmático se impuso a Nigeria, que fue incapaz de defender con éxito el título conquistado hace dos años en Finlandia.

En ataque, los africanos se quedaron en amenazas -aunque tuvieron un par de situaciones muy claras para igualar en el último tramo del partido, y en defensa pagaron alto precio por sus desatenciones.

El gol de Seferovic llegó tras un corner, en el que el suizo cabeceó sin marca y su remate superó al portero y a varios rivales situados en el área chica para estamparse en el ángulo. Y tras pasar por un par de sofocones, los europeos finalmente gritaron campeón, justamente en su primera participación en un Mundial sub 17.